"Las chapas de los pobres": cuando hasta para mendigar había que pedir licencia en Alcalá
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

“Las chapas de los pobres”: cuando hasta para mendigar había que pedir licencia en Alcalá

“Las chapas de los pobres”: cuando hasta para mendigar había que pedir licencia en Alcalá

En el Siglo XIX se prohibió mendigar sin licencia municipal. Esta y otras curiosidades nos las cuenta la historiadora complutense María Jesús Vázquez Madruga

LAS CHAPAS DE LOS POBRES

Siempre hubo pobres, mendigos, indigentes, pero en épocas de epidemias la pobreza y el hambre se agudizaban hasta la muerte por inanición. Por lo que al número de fallecidos por la epidemia de turno, se sumaban aquellos que morían por falta de alimento o por otras enfermedades sufridas por las malas condiciones de vida y por la debilidad, fruto de la escasísima alimentación.

En Alcalá, como en todas partes, siempre hubo mendigos. Pobres que llamaban “de solemnidad” que vagaban por las calles pidiendo limosna o que se situaban a las puertas de los templos, como hoy, o en esquinas concurridas (foto inferior Catedral Magistral).

catedral-magistral-alcala

Pero el Ayuntamiento controlaba, o al menos lo intentaba, la población de pobres de la ciudad mediante las Ordenanzas Municipales y la acción de los alguaciles de turno que velaban porque éstas se cumplieran.

Por ejemplo, en las Ordenanzas de 1851, art. 44-53, se prohibía mendigar sin licencia municipal. Cada año, el consistorio realizaba una matrícula o censo de mendigos residentes y se les daba una chapa numerada, que debían llevar bien a la vista mientras ejercían la mendicidad por las calles.

Así, todo aquel que se declaraba pobre de solemnidad, podía obtener su chapa, una vez que el Ayuntamiento comprobaba su situación y estado real. Eso sí, no podía utilizarla nadie más, porque cada número correspondía a una persona concreta y en ese caso se le retiraba la chapa, aunque le sustituyera un familiar, lo que le impediría ejercer la mendicidad, tanto en la ciudad como en los arrabales y su término municipal.  

Pero el hecho de obtener la chapa, conllevaba que las autoridades municipales podían obligarles a trabajar en obras públicas siempre que fuera necesario, cobrando no menos de 3 reales de jornal.

En estas Ordenanzas, los transeúntes podían permanecer una noche, una vez se identificaban y obtenían su papeleta. Generalmente dormían en el antiguo hospital de Santa María La Rica (Foto inferior Google Street Maps. Antiguo Hospital, hoy Concejalía de Cultura).

santa-maria-rica alcala-googe-maps

Años más tarde, en 1874, las Ordenanzas establecen, además de la obligatoriedad de llevar las chapas, que nadie de limosna a quienes no las tengan a la vista, castigando también a los que dieran a éstos limosna. En éstas Ordenanzas se establece además, que los transeúntes podían quedarse 48 horas en la ciudad.

En su afán de controlar la población mendicante de la ciudad, el Ayuntamiento solía hacer censos de pobres, por ejemplo, es interesante el de 1857. En él vemos que la mayoría de los mendigos superaban los 50 años; había uno de 90 y cinco tenían más de 80 años, algo extraordinario para la época. 77 eran viudas, 10 de ellas con 5 o más hijos y una con un hijo ciego. Además, por los lugares donde dicen vivir, estaban muy repartidos por todos los barrios de la ciudad, por lo que no se puede afirmar que hubiera zonas concretas, una calle o un barrio, donde residían los mendigos.

También ha existido siempre el estraperlo, o lo que es lo mismo, el intento de no pagar impuestos por cualquier mercancía. Hasta hoy.

El ingenio, la agudeza y la picaresca están presentes en esta práctica tan antigua. Los más mayores puede que recuerden los fielatos que existían fuera de las puertas de entrada a la ciudad, donde se cobraban los impuestos de los productos que entraban en Alcalá, susceptibles de venta.

Naturalmente, la mayor parte de los intentos se producían de noche y por varias personas a la vez, para así, alguno de ellos tener posibilidad de escapar con el producto.

aguadores-burro-alcalá-google

Así, por ejemplo, el 3 de diciembre de 1894, el guarda de servicio en la Puerta de Aguadores (foto superior Google Street Maps), Prudencio Núñez, decomisó 2 kilos de tocino fresco a Cesáreo Lucas y 4 kilos a Dionisio Carmona (jornalero, viudo de 37 años) quien llevaba también una cabeza de cerdo y huyó, pero al ser alcanzado, arrebató el bastón al guarda y le arrojó piedras, de modo que finalmente le multan con 5 pts., a pagar en 3 días por infracción del art. 141 de las Ordenanzas.

Poco después multan a Mª Alcaraz con una peseta. Era más complicado en el caso de las mujeres, pues podían esconder los productos entre sus faldas y enaguas, amén de que la decencia no permitía el examen ni visual ni táctil de las mismas. Esa es una razón de peso que animaba a muchas mujeres a ejercer este fraudulento comercio. Pero no la única, porque quedar viuda con hijos pequeños a los que alimentar o llegar a la vejez sin familia ni medios era durísimo.

En cuanto al peso del pan, si bien las autoridades solían vigilarlo, hay constancia de engaño en muchas ocasiones. Sirva como ejemplo ésta: En 1897 se multa a Vicente Saldaña, en cuya casa de la calle Mayor metió su empleado Eusebio Andrés, nada menos que 35 panes sin haber pasado antes por el peso obligatorio. La multa consistió en  25 pts., a pagar en 10 días y aunque recurrió la multa, no consiguió nada y tuvo que pagar la cuantía total. 

Hace tiempo ya que cayó en desuso la vigilancia de pesos y medidas a pesar de vivir en el país de la picaresca. Hoy, nadie debería extrañarse si al llegar a casa y pesar lo comprado, no coinciden las cantidades porque nadie vigila los pesos y, no nos engañemos, en el mundo digital también hay fraudes.

 
Por María Jesús Vázquez Madruga.

 

NOTICIAS RELACIONADAS. Otras curiosidades de Alcalá:

¿POR QUÉ LA PESTE SE COLÓ EN ALCALÁ SI CERRARON TODAS SUS MURALLAS?

que-ver-hacer-turismo-lugares-monumentos-interesantes-en-alcala-de-henares-murallas-medievales-puerta-de-madrid-2

EL CALLEJÓN DEL PELIGRO, DE LA VIRGINIDAD…LAS CALLES DESAPARECIDAS DE ALCALÁ 

calle-mayor-alcalá

LA CALLE DE LA GARRAPATA, DE LOS MANTEROS…: ¿POR QUÉ TIENEN ESOS NOMBRES TAN CURIOSOS?

Plaza-Cervantes-Alcalá-Henares

CERVANTES Y EL PAPEL DE LA MUJER. CÓMO HIZO QUE SE REBELARAN EN SUS NOVELAS EN TIEMPOS SIN LIBERTAD

migueldecervantes

LAS 31 MUJERES OLVIDADAS DEL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. VARIAS DE ELLAS DE ALCALÁ, LOS SANTOS Y DAGANZO 

(Foto inferior Fundación Nao Victoria)

fundación-nao-victoria-colón-luna-alcalá

¿SABES TODO SOBRE LA CALLE MAYOR DE ALCALÁ Y SUS CALLES ALEDAÑAS?

calle-mayor-alcala-henares-curiosidades

LA OLVIDADA Y DENOSTADA DOCTORA DE ALCALÁ

maría-isidra-guzmán-doctora-alcalá-luna

LA CÁRCEL DE ALCALÁ DE LA QUE TODOS HUÍAN UNA Y OTRA VEZ

cárcel-alcalá-arzobispal-ricardo-espinosa-fotógrafo-historias-desconocidas-alcalá

Foto superior Cárcel: Ricardo Espinosa.

EL DÍA QUE LOS REYES CATÓLICOS RECIBIERON A COLÓN EN ALCALÁ DE HENARES. PRIMERA ENTREVISTA

Llegada de Colón a América. Cuadro de Dióscoro Puebla. 1862.

Llegada de Colón a América. Cuadro de Dióscoro Puebla. 1862.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:

LO MÁS VISTO