¿Cómo pudo colarse la peste en Alcalá si cerraron todas sus murallas?
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

¿Cómo pudo colarse la peste en Alcalá si cerraron todas sus murallas?

¿Cómo pudo colarse la peste en Alcalá si cerraron todas sus murallas?

Inicialmente sólo hubo 4 puertas pero las viejas murallas medievales de Alcalá fueron quebrándose y se abrían puertas ilegales para evitar colarse o evitar pagar impuestos. Son curiosidades que nos cuenta la historiadora complutense María Jesús Vázquez Madruga

¡LAS MURALLA TENÍAN MÁS DE TREINTA PUERTAS!

La Historia de las ciudades, igual que la Historia General y Universal, se sucede siglo tras siglo, formada en su totalidad, tanto por grandes e importantes decisiones, como por los sucesos aparentemente más nimios, sin importancia e inmersos en la vida cotidiana.

Y Alcalá, como el resto de España, sufrió epidemias terribles a lo largo de su Historia.

La conocida como peste Antonina en el s. II, la peste de Justiniano en el x. VI, pasando por las más conocidas epidemias de peste bubónica en la Edad Media hasta las de viruela, cólera, tifus…hasta esta  de hoy que nos tiene el alma de luto riguroso.

Hoy veremos cómo alguna de ellas afectó a nuestra ciudad y cómo reaccionaron las autoridades, en este caso, municipales.

que-ver-hacer-turismo-lugares-monumentos-interesantes-en-alcala-de-henares-murallas-medievales-puerta-de-madrid-2

En 1679, el Concejo tiene noticia de la epidemia desatada en Andalucía a través de una Real Orden de 12 de julio de dicho año, por la que se penaba con prisión y destierro a todo aquel que entrara en la ciudad sin el  permiso competente.

Aún más, debían cerrarse las puertas de la muralla, lo que solía hacerse siempre que había peligro de contagio. Esta solución no era nada nuevo, porque ya se hizo en ocasiones anteriores, bien por mandato del arzobispo, señor de Alcalá, bien por orden Real o bien por decisión del propio Concejo, como por ejemplo en 1499, o en la peste de 1599.

No conocían ninguna otra forma de evitar el contagio y en 1682 fecha en la que se recrudece de nuevo, se ordena cerrar las puertas de la muralla, mediante Real Orden con pena de 100 ducados y 20 días de cárcel. 

Parece fácil ¿verdad? Se recorre la muralla, se cierran las puertas, y solucionado. Pues no lo era, no lo fue y mucho les costó a las autoridades municipales llevar a cabo semejante empresa.

huerta_obispo

Y es que, la muralla de Alcalá que, tradicionalmente tuvo cuatro puertas, una por cada punto cardinal: la de Madrid, la del Vado, la de Burgos y la de Guadalajara, más la de Aguadores, además de los postigos o portillos de Santa Ana, San Julián, Nueva, Santiago y de los Judíos, ahora resultaba que tenía muchísimas más que se habían abierto sin permiso y de manera totalmente incontrolada. Porque como es bien sabido la función de las murallas era no sólo proteger en caso de ataque o epidemia, sino cobrar los impuestos de los productos que se introducían en la ciudad, lo que era fundamental para el erario público, siempre en números rojos.

Pues bien, el concejo decide inmediatamente que el maestro de obras de la ciudad recorra con algunos representantes del municipio toda la muralla y cerrar o arreglar las puertas de la misma.

No fue nada fácil, porque al recorrer la muralla detenidamente, tomando acta del estado de cada parte, muro y puerta, se dan cuenta de que había más de 30 salidas, claro está, la inmensa mayoría de ellas totalmente ilegales.

Muchas las abrieron los propios colegios universitarios, como Basilios, Verdes, Jesuítas, Colegio del Rey…hasta el punto de que prácticamente cada uno de los colegios que lindaban con la muralla tenía su puerta de salida al campo o a los arrabales. Y algunos vecinos también.

Esto, unido a la dejadez de los años anteriores, hizo que casi todas las puertas principales tuvieran los cerrojos rotos, inservibles o las propias puertas tan dañadas que su reparación iba a costar mucho más de lo que las autoridades pensaron.

Aún más, muchos de los Colegios universitarios, pidieron que les dejaran abrir sus “portillos”, que, no sólo eran ilegales y deberían estar tapiados permanentemente, porque nunca debieron abrirse y no tenían permiso para ello, sino que además, pelean por abrirlos a pesar de la epidemia, enviando escritos al ayuntamiento.

Con el tiempo, y la decadencia de la muralla, algunos “postigos” como el de Santa Ana, quedaron tapiados, lo que obligaba a los vecinos de la zona a salir a faenar al campo, bien por la Puerta de Madrid, bien por la Puerta del Vado, lo que suponía un rodeo y pérdida de tiempo importantes. De ahí que solicitaran al ayuntamiento la dejara abierta en tiempo de siembra y cosecha.

Poco tiempo después, la muralla de Alcalá entra en franca decadencia, muchas de sus tapias o lienzos caen, igual que sus torres y los materiales, piedras y ladrillos se venden y reaprovechan.

que-ver-hacer-turismo-lugares-monumentos-interesantes-en-alcala-de-henares-murallas-medievales-puerta-de-madrid-3

Aquí no se tiraba nada.

En 1853 se derriba la puerta de Mártires o de Guadalajara. Y, finalmente, solo quedó amurallado como muestra, lo que llamamos Recinto de Palacio. Aquí debemos saber que el espacio conocido como “Pico del Obispo” también estuvo a punto de desaparecer cuando el ayuntamiento quiso hacer un paseo arbolado en toda esa calle del Cardenal Sandoval en el siglo XIX.

El ayuntamiento, cada vez que tenía que reparar algo importante acudía al arzobispo de turno para que lo sufragara él, dada la eterna mala situación económica del Concejo. Aquí un ejemplo de tantos que tengo documentados gracias al Archivo Municipal: En  1834, escribe el alcalde al cardenal, conminándole a reparar o derribar la torre albarrana y la siguiente hacia la Puerta de Madrid, que estaban en muy mal estado. Si no lo hacía en el plazo de 8 días, el ayuntamiento las derribaría y se quedaría con los materiales para sufragar el coste del derribo.

Frágil memoria la de estos próceres, teniendo en cuenta el gran número de veces que los arzobispos, como Señores de Alcalá, se ocuparon de la ciudad. Muy poco tiempo después le pedirán en una carta totalmente distinta a la anterior, es decir, “solicitan de su magnanimidad el Pico del Obispo”, como dije antes, para hacer un paseo, por lo que no pasó el cardenal y por ello aún hoy se conserva.

Por María Jesús Vázquez Madruga.

NOTICIAS RELACIONADAS. Otras curiosidades de Alcalá:

El Callejón del Peligro, la Calle de la Virginidad…las calles desaparecidas de Alcalá de Henares. 

LA CALLE DE LA GARRAPATA, DE LOS MANTEROS…: ¿POR QUÉ TIENEN ESOS NOMBRES TAN CURIOSOS?

Plaza-Cervantes-Alcalá-Henares

CERVANTES Y EL PAPEL DE LA MUJER. CÓMO HIZO QUE SE REBELARAN EN SUS NOVELAS EN TIEMPOS SIN LIBERTAD

migueldecervantes

LAS 31 MUJERES OLVIDADAS DEL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. VARIAS DE ELLAS DE ALCALÁ, LOS SANTOS Y DAGANZO 

(Foto inferior Fundación Nao Victoria)

fundación-nao-victoria-colón-luna-alcalá

¿SABES TODO SOBRE LA CALLE MAYOR DE ALCALÁ Y SUS CALLES ALEDAÑAS?

calle-mayor-alcala-henares-curiosidades

LA OLVIDADA Y DENOSTADA DOCTORA DE ALCALÁ

maría-isidra-guzmán-doctora-alcalá-luna

LA CÁRCEL DE ALCALÁ DE LA QUE TODOS HUÍAN UNA Y OTRA VEZ

cárcel-alcalá-arzobispal-ricardo-espinosa-fotógrafo-historias-desconocidas-alcalá

Foto superior Cárcel: Ricardo Espinosa.

EL DÍA QUE LOS REYES CATÓLICOS RECIBIERON A COLÓN EN ALCALÁ DE HENARES. PRIMERA ENTREVISTA

Llegada de Colón a América. Cuadro de Dióscoro Puebla. 1862.

Llegada de Colón a América. Cuadro de Dióscoro Puebla. 1862.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:

LO MÁS VISTO