Iñaki Gabilondo analiza los cuatro candidatos a la Moncloa
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

Iñaki Gabilondo: “El mérito de Pablo Iglesias fue despertar a una sociedad dormida”

Por Javier Barchín / Óscar Sáez

Iñaki Gabilondo, una de las voces de referencia en este país, estuvo esta semana en la Universidad de Alcalá para participar en el Ciclo de Conferencias que organiza la Fundacion Rodolfo Benito Samaniego. En un momento en el que la oscuridad del terrorismo llena de tinieblas la realidad, Gabilondo pone luz con sus palabras a este caos que vivimos en la actualidad. El reputado periodista pone los pies en la tierra para subirse a La Luna de Alcalá y analiza también la campaña electoral, sus candidatos, nos habla de Alcalá y de periodismo. Palabra de Iñaki Gabilondo.

– ¿Qué va a pasar el 20-D?

Como consecuencia de lo que ha ocurrido en Cataluña y como consecuencia lo que está ocurriendo con el terrorismo, lo establecido sale siempre ganando. Salvo en el año 2004, cuando lo establecido cometió grandes errores y se volvió contra él, lo normal es que gane lo establecido. Siempre ha ocurrido, es un fenómeno inexplicable. Si Margaret Thatcher declara la guerra a Argentina, sube votos; cuando hay un drama, siempre gana el poder, porque se produce una tendencia natural de la gente en cerrar filas en torno al capitán. Hace falta cometer bastantes errores, como le pasó al PP. Lo más normal es que las circunstancias ayuden al poder, pero no sé en qué dimisión, si les valdrá para gobernar o no. Pero todo va tan deprisa que si me preguntas dentro de 15 días, a lo mejor no vale lo que estoy diciendo ahora.

Lo más normal es que las circunstancias ayuden al poder, pero no sé en qué dimensión, si les valdrá para gobernar o no

– Defíname a los cuatro líderes que aspiran a la Moncloa: Pablo Iglesias.

– Pablo Iglesias es una oferta interesante e imprecisa, porque comenzó siendo una cosa y está viajando a otra cosa.

– Pedro Sánchez.

– Pedro Sánchez es una oferta insuficiente.

– Albert Rivera.

– Una oferta un poco sospechosa.

– Mariano Rajoy.

– Es una oferta insuficiente e insatisfactoria, pero que tiene la ventaja que juega desde la posición de mando en un momento de tremenda complicación, cuando la gente cierra filas a su alrededor.

Pedro Sánchez es una oferta insuficiente y Rajoy insuficiente e insatisfactoria

Iñaki Gabilondo

El periodista Iñaki Gabilondo en la entrevista con La Luna de Alcalá

– Pero viendo que todos son incompletos, ¿a quién votamos?

– Nunca diré a nadie a quién tiene que voter. Pero no tienes que esperar al candidato perfecto, es como si quieres esperar a la mujer perfecta para enamorarte, a lo mejor no te enamoras nunca. Te tienes que enamorar de un ser humano, de un político, medir sus virtudes y sus limitaciones y optas. He señalado carencias, pero tienen muchas cosas a su favor.

Rivera ha acreditado en diez años en Cataluña una enorme determinación para luchar contra un estado de opinión claramente contrario

– ¿Por ejemplo?

– Rivera ha acreditado en diez años en Cataluña una enorme determinación para luchar contra un estado de opinión claramente contrario. Pedro Sánchez ha demostrado mucha entereza para coger un partido desordenado, recolocarlo y ponerlo en órbita. El mérito de Pablo Iglesias fue despertar a una sociedad dormida, pegando un puñetazo en la mesa y canalizando la indignación en una dirección aportadora para la democracia. A favor de Rajoy puntúa algunos logros en materia macroeconómica, que no se le pueden discutir, aunque no me parece que sea lo único que se deba medir. Yo estoy en contra de la lectura economicista de la realidad. Si yo te pregunto qué tal te va y me contestas ‘más 4.237 con relación al mes pasado’, te diré que me das un dato que no me parece mal, pero no me dice nada todavía de ti. Cuando España celebra el debate del Estado de la Nación, sólo se habla del Debate del Estado de las Cuentas de la Nación. Hay más cosas. A Rajoy no le niego que haya logrado determinados éxitos, pero liderar un país es mucho más que llevar la contabilidad. Por eso, soy bastante severo.

El mérito de Pablo Iglesias fue despertar a una sociedad dormida y Pedro Sánchez ha vuelto a poner en órbita al PSOE

– Hablemos de Alcalá. ¿Cómo lo ven ustedes desde fuera?

– Hablar de Alcalá, estando en esta casa -la Cisneriana- es bastante difícil, puesto que impresiona el peso aplastante de la historia. A Alcalá le ocurre lo que pasa a todo lo que está a la sombra de un gran coloso, como Madrid: corre el riesgo de quedar en cierto sentido desdibujado, con personalidades de siluetas poco definidas. Vista desde fuera, si no se conoce Alcalá, Alcalá, como muchas otras ciudades de su alrededor, parece que forma parte de un grupo de satélites sombras, que no se les termina de identificar. Alcalá más, por el peso imponente de su historia. ¿Pero cómo conseguir que tu silueta se perciba y tus rasgos sean reconocidos? Porque la gran sombra de la gran ciudad termina difuminándolo todo.

A Rajoy no le niego que haya logrado determinados éxitos, pero liderar un país es mucho más que llevar la contabilidad

– ¿Alcalá necesita una marca y una entidad propia?

– Alcalá, marca tiene, ponerla en valor no sé. Si hay una ciudad en el mundo que tiene marca es Alcalá. Es como si me dices que Oxford no tiene marca. A lo mejor no se ha acertado en colocarla en valor o en el valor exacto, pero marca que tiene Alcalá te tumba.

A Alcalá le ocurre lo que pasa a todo lo que está a la sombra de un gran coloso

 

– No es la primera vez que viene a Alcalá, pero en este caso la charla está de rabiosa actualidad tras los atentados en Francia. Seguro que le han venido recuerdos de aquel 2004.

– Es un momento muy complicado, en el que se ha puesto sobre la mesa todas las grandes cosas, pero no aparecen ni más reueltas ni más complicadas. Estas batallas por la tolerencia, la igualdad de derechos y la armonia social es una batalla infinita y durará siempre. Por tanto, se trata de saber si cada generación se encarga de llevar el relevo un metro más adelante y evitar que vaya un metro más atrás. Porque en cada una de estas situaciones se libra un pulso que empuja hacia adelante o hacia atrás la batalla de los derechos. Elijamos, por ejemplo, el tema de los refugiados. Hay un asunto que plantea una sinfinidad de preguntas a la sociedad y en cuyas respuestas se va a ir o hacia adelante o hacia atrás. Nunca se va a resolver el problema de integración de la sociedad plural, pero se trata de saber si se avanza o se retrocede. Hace veinte días parecia que se iba a avanzar mucho y ahora parece que se va a retroceder. De pronto surge como gran amenaza los refugiados. ¿Os imagináis el horror que vengás huyendo del terror y de la guerra y llegues a Europa y seas sospecho de formar parte del terror y de la guerra? Hay están concentradas las preguntas, todas las incógnitas y todas las dificultades. ¿Cómo responderemos a ello? Vamos a ir viéndolo.

Nunca se va a resolver el problema de integración de la sociedad plural, pero se trata de saber si se avanza o se retrocede

– Con el 11-M hubo un antes y un después y lo ocurrido en París marca un antes y un después.

– Hay un combate brutal en estos momentos entre unos fundamentalismos radicales extraordinarios convertidos en acción terrorista, que incluso tiene un Estado, que te desafía militarmente, con el terrorismo e ideológicamente. Ha convertido la situación en especialmente grave. Evocas el 2004, cuando hubo una clara señal de que había una complicación extraordinaria en nuestros modelos de sociedad y en nuestra vida y había que ver cómo afrontar aquello. Hubo quien decidió hacer una política de aproximación, la alianza de civilizaciones. Alguien se burló de esa operación porque pensaba que esto sólo se podía resolver a bombazo limpio. Posiblemente no se pueda resolver de la primera manera, pero desde luego no se puede resolver sólo del segundo modo. Aquello vale como antecedente, pero de entonces hasta ahora, esa amenaza que teníamos se ha convertido en algo mucho más serio ahora todavía. Si antes era una sombra que nos amenazaba, ahora es una sombra y, además, una realidad física instalada en un territorio geográfico con intención de avanzar. Pero nos desafía desde el otro de punto de vista, cómo conseguir integrar la sociedad: qué hacer para no hacer proselitismo, para que los jóvenes no tengan atracción por sentir la llamada de ese tipo de desafías. Es un gran interrogante para nuestra sociedad y nos obliga a analizarlos desde todos los puntos de vista. Es una de esas historias que te obligan a abrir los ojos de par en par.

Hubo quien decidió hacer una política de aproximación, la alianza de civilizaciones. Alguien se burló de esa operación porque pensaba que esto sólo se podía resolver a bombazo limpio

– Habla de los jóvenes de esta sociedad, ¿se está haciendo un buen uso de los medios de comunicación y las redes sociales para informar a esos jóvenes?

– A partir de ahora ya no se podrá dar una respuesta unitaria a estas cosas. Se está haciendo simultáneamente lo bueno, lo malo y lo regular, lo útil y lo inúti, lo aportador y lo negativo. Sobre todo desde la aparición de las redes sociales y la globalización a través de un toque de todo lo que quieras, de lo bueno, lo malo y lo regular, ya no existe una única línea, no hay un vector dominante, son todos los vectores a la vez. Se trata de jugar en este juego. ¿Conseguimos gestionar correctamente toda esa miriada de señales que nos llegan?, ¿sabremos distinguir lo útil de lo inútil?, ¿los pozos de agua potable con los pozos de agua envenenada? Porque, además, todo lo que está pasando sucede en un mundo que se estrena, en un mundo que no habiamos conocido en lo que se da todo de carácter global e instantaneámente. Todo lo que antes pasaba ahora tiene que ser traducido a una nueva realidad.

¿Cómo distinguir lo aportador de lo no aportador? En las inundaciones, lo primero que escasea es el agua potable. Vale como metáfora

– ¿Pero esa velocidad no genera desinformación?

– Claro, es una de las grandes amenazas que corremos. ¿Cómo distinguir lo aportador de lo no aportador? En las inundaciones, lo primero que escasea es el agua potable. Vale como metáfora. En el momento actual, cuando recibimos millones de señales e informaciones de todo el mundo, cómo distinguimos el agua potable. Eso convierte en una especial necesidad nuestro oficio y la decencia de nuestro oficio, y la paciencia para conseguir identificados como referencias decentes porque la nube de señales confunde lo útil con lo inútil. Hace mucho más difícil vivir. Vivir ahora mismo requiere una gran solidez interior. Si sales a la intemeperie levemente desarmado te llevan los vientos de aquí para allá. Las referencias cuesta encontrarlas. ¿Cuál es el rumbo a seguir? Es un momento extremadamente difícil. Estamos a la misma distancia de la esperanza que de la desesperanza. Lo que pasa es que he tenido la tranquilidad de saber que el futuro no está escrito y eso me da mucha moral. Está muy de moda decir que los jóvenes no tienen futuro. Eso me da muchísima risa. El futuro no está escrito y todavía no sabemos qué vamos a hacer. Por tanto, con esta nueva realidad se pueden construir grandes cosas y también grandes catástrofes. Veremos qué pasa.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO

Publicidad

banner2

Publicidad

cartel2
Publicidad
lalunabanner1
paradores
alcalamagnabanner
alcala-inmobiliaria-logo
serhenares
nosolofotos-banner
banner-canal-la-luna-de-alcala-tv

Opiniones

MÁS OPINIONES