Últimas tardes con Teresa / Por Manuel Peinado - Noticias de Alcalá de Henares e información multimedia 24 horas al día
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

Últimas tardes con Teresa / Por Manuel Peinado

Últimas tardes con Teresa / Por Manuel Peinado

Mientras que el estéril debate político español se pierde en una peligrosa e inane guerra de banderas agitada por nacionalistas de una u otra laya y en la insoportable letanía de la “unidad de España”, el mundo se desintegra consumido por el calentamiento global. Sorprende que el cambio climático no forme parte del debate público en España en los términos que se merece, o que los grandes medios de comunicación no abran sus portadas con una cuestión tan transcendental y lo hagan con la habitual inanidad de lo superfluo, dejando de lado lo que verdaderamente puede cambiar nuestras vidas a peor.

a

Empiezo con una película. Se abre una gran brecha en la Antártida, en Tokio graniza y caen del cielo bloques de hielo, varias tormentas y grandes huracanes destrozan numerosas ciudades de Estados Unidos, el clima se vuelve cada vez más violento. Todos estos fenómenos ocurren en la película El día de mañana, de Roland Emmerich. La realidad actual no se aleja mucho de la ficción; el tiempo ha cambiado bastante en relación a años anteriores, el cambio climático influye en la fuerza de los huracanes que arrasan ciudades estadounidenses y hace poco se descubrió una grieta de 257 kilómetros en la Antártida.

a1

Sigo con una novela. La segunda guerra civil que estallará en Estados Unidos será más devastadora que la que comenzó en 1861. En ese primer conflicto murieron más estadounidenses que en todas las guerras en las que ha participado ese país desde entonces. Pero la segunda guerra civil que ocurrirá a finales de este siglo será mucho peor. La nación quedará dividida entre los Estados rojos del sur y los azules del norte. El cambio climático habrá alterado drásticamente fronteras y formas de vida. Florida, por ejemplo, ya no existirá y más bien se podrá navegar por lo que para entonces se llamará el mar de la Florida. Un ataque terrorista esparcirá un nuevo agente biológico que desencadena una pandemia que durará una década y acabará con la vida de más de 110 millones de personas.

Estos no son los pronósticos de un futurólogo, sino los de la inquietante novela American War (Deckle Edge, 2017) opera prima del periodista Omar el Akkad, que se incorpora, con todo merecimiento, al género de narraciones de historias que ocurren en un futuro espantoso y que proliferaron tras la Segunda Guerra Mundial, momento en que la explosión demográfica se perfiló junto con el holocausto nuclear como la gran amenaza global y la literatura comenzó a reflejar una preocupación estrechamente relacionada con el miedo a la extensión del movimiento revolucionario en el Tercer Mundo.

Muchas obras literarias que surgieron entonces adoptaron la forma de distopías, el subgénero literario que fabula una sociedad inexistente desbordada por su crecimiento, caracterizada por su valor negativo, que representa lo indeseable y que muy frecuentemente denuncia tendencias que permanecen larvadas en nuestra sociedad. El propósito implícito de muchas novelas distópicas es ilustrar el mundo de hoy a través de la descripción del futuro. En tiempos en que los desastres naturales se repiten cada vez más hasta oscurecer el horizonte, la reflexión a la que nos invita la distopía -la utopía desencantada- se presenta como un planteamiento imprescindible para recuperar el principio de la esperanza.

La guerra americana del libro de Omar el Akkad ocurre entre 2074 y 2095 y aunque el desencadenante más inmediato es el asesinato del presidente de Estados Unidos a manos de un terrorista suicida, el contexto que la sostiene es una sociedad profundamente dividida en sus valores, estilos de vida y preferencias políticas. Esta extrema polarización se desborda a raíz de la promulgación de una ley que prohíbe el uso de combustibles fósiles en todo el país. Inmediatamente varios estados sureños rechazan la ley y declaran su independencia, comenzando así la segunda guerra civil.

Pero quizás el mayor logro de esta novela es que nos hace sentir que situaciones extremas que ahora nos parecen inverosímiles quizás no sean tan improbables y remotas como creemos. Y no lo son porque, si nos atenemos a lo que está sucediendo, los datos apuntan a que estamos viviendo el prólogo de una distopía hecha realidad, de una distopía anunciada una vez más, y ahora con datos cada vez más precisos, en el nuevo y alarmante (que no alarmista) informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), cuyos datos anuncian cambios geopolíticos transcendentales, el agravamiento de las relaciones internaciones y la aparición de conflictos bélicos causados por la carencia de recursos básicos como el agua, el aire limpio o el suelo fértil.

a2

El resumen ejecutivo para responsables políticos son tan solo 33 páginas y merece mucho la pena leerlo. Es la más preocupante llamada de atención sobre el catastrófico proceso de destrucción del planeta que el hombre está implacablemente llevando a cabo mientras que florecen los negacionistas como Trump y un preocupante porcentaje de la sociedad le quita importancia, lo considera alarmismo, y piensan que no es necesario hacer nada ni cambiar su estilo de vida para evitarlo.

En su último informe, el IPCC explica que el escenario más optimista –que la temperatura del planeta aumente 1,5 grados centígrados– tendrá consecuencias fatales para la calidad de vida de millones de personas. Y que sobrepasar ese límite y llegar a un calentamiento de dos grados, un escenario que lamentablemente no podemos obviar, tendrá efectos más graves: el doble de sequías, el doble de olas de calor y dos veces más extinciones de especies, entre otros.
Tenemos la tecnología suficiente para poder detener el calentamiento global, y el único problema que verdaderamente nos acucia es su velocidad de adopción, acelerar unos procesos lastrados por millones de personas que creen estar “en su derecho” de abocar al planeta a una catástrofe. No hablamos de un problema de desarrollo tecnológico, hablamos de un problema de falta de concienciación y adopción de tecnologías que ya existen.

a3

Como recordaba en un iluminador artículo la ministra para la Transición Ecológica Teresa Ribera, constituida en la “gran esperanza verde española”, formamos parte de la generación que tiene toda la información. Hoy, gracias al IPCC, tenemos más información. La evidencia científica confirma nuestros peores temores sobre el impacto físico a que nos enfrentamos. Cada vez resulta más evidente que el cambio global tiene consecuencias que afectan a las cuestiones capitales de seguridad: inundaciones, enfermedades y hambrunas que ocasionan migraciones a una escala sin precedentes en zonas sometidas ya a gran tensión; sequías y pérdida de cosechas que llevan a una competición más intensa por los alimentos, el agua y la energía en regiones en las que los recursos ya están explotados hasta el límite; y un descalabro económico a escala no vista desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

No se trata simplemente de la seguridad nacional sino de la seguridad colectiva en un mundo frágil y cada vez más interdependiente, de una sociedad que, de no enmendarse, tendrá que ver un incremento desorbitado de los impuestos a los combustibles fósiles para provocar desincentivos y cambios sin precedentes en los hábitos energéticos, exigencias drásticas de los consumidores a las empresas para que conviertan sus procesos en neutrales en términos de emisiones, y cambios de hábitos de todo tipo que demuestren que adquirimos conciencia de lo que está pasando. La humanidad se enfrenta a su mayor desafío, a uno que podría llevarla, si no lo supera, a un escenario de migraciones globales y catástrofes medioambientales imposibles de superar, y está muy lejos de entenderlo.

Y termino como empecé, con otra novela. O tomamos conciencia ambiental y nos comprometemos, o estamos condenados a vivir las Últimas tardes con Teresa.

© Manuel Peinado Lorca

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO