Nieves Hernández, profesora de música en UAH, premio María Isidra de Guzmán
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

Nieves Hernández, profesora de música en UAH, premio María Isidra de Guzmán

Nieves Hernández, profesora de música en UAH, premio María Isidra de Guzmán

Nieves Hernández, premio María Isidra de Guzmán con el estudio sobre ‘Formación y profesionalización musical de las mujeres en el siglo XIX: el Conservatorio de Madrid’.

El estudio forma parte de la tesis doctoral de esta profesora de Música en la UAH.

Muchos son los músicos, internacionales y nacionales, conocidos a lo largo de los siglos. Pero en el siglo XIX, en España, algunas mujeres también se formaban en la música, más allá de los salones de sus casas, y aspiraban a convertir su pasión en su profesión ¿Cuáles eran sus expectativas, cómo eran tratadas, lograron sus objetivos…? A estas y otras preguntas responde en esta entrevista la profesora de la UAH, Nieves Hernández, que ha sido galardonada recientemente con el premio María Isidra de Guzmán que otorga el Ayuntamiento de Alcalá cada dos años, coincidiendo con las fechas en las que la ‘doctora’ de Alcalá obtuvo el doctorado en 1785.

-Este trabajo es fruto de su tesis doctoral, profesora

Sí. Invertí mucho tiempo en realizar la tesis y cuando la empecé los estudios sobre música y mujer estaban centrados en buscar compositoras, pero a mí se me generaban otro tipo de preguntas sobre las intérpretes, las compositoras, las profesoras… ¿Cómo se habían educado y cómo habían llegado a ejercer una profesión relacionada con la música? Por eso decidí centrarme en el Conservatorio de Madrid, que se fundó en 1830. En el archivo del conservatorio, además de fuentes hemerográficas (, entre otras, consulté toda la documentación para ir armando este trabajo para ver cómo vivían, cómo se formaban estas alumnas y qué ocurría cuando terminaban su formación. Además, es evidente que el arquetipo existente en el siglo XIX sobre mujer y música es el de la señorita que solo estudia por adorno, poco y mal, para lucirse en las veladas familiares y actos de sociedad,y quería comprobar hasta qué punto esa imagen era real.

-Ha analizado distintos campos de la música: intérpretes, canto, docencia, composición. ¿A qué conclusiones llega?

Buceando en esos campos en el siglo XIX se han localizado más de 400 mujeres que estudiaron en el Conservatorio de Madrid y ejercieron una actividad musical. Y seguro que en el futuro se encontrarán muchas más. En cuanto a conclusiones, podemos indicar que la gran mayoría de las mujeres y de los hombres también que se formaron en el Conservatorio no lo hicieron por ‘adorno’, sino porque necesitaban trabajar y este centro les proporcionaba no solamente la formación, sino incluso ayudas y pensiones para poder hacerlo. Además, hubo bastantes compositoras, algunas de ellas reconocidas. Tanto su trabajo como el de muchas intérpretes y docentes se resaltaba en la prensa. Es cierto que había muchos prejuicios, pero en ciertos entornos se facilitaba que las mujeres pudieran dedicarse a la música. Del Conservatorio también salieron muchas docentes que se dedicaron a dar clases en escuelas normales, en otros conservatorios, en casas particulares… Y todo ello superando las críticas que recibieron con frecuencia porque ocuparon un terreno que antes solo había sido masculino.

– ¿Tenemos nombres?

Podríamos dar muchos nombres de mujeres que en el siglo XIX eran conocidas, que aparecen en diccionarios, en manuales especializados, en la prensa de la época… pero a mí me importan mucho más las anónimas que, ejerciendo su profesión como docentes o intérpretes y también como compositoras, hicieron avanzar a otras mujeres. El trabajo incluye un diccionario con casi 500 mujeres, algunas bastante conocidas, otras no tanto o desconocidas hasta ahora.

-¿En el siglo XX continuó ese avance profesional de las mujeres músicas?

Sí, lo cierto es que sí, pero es evidente que todavía a día de hoy tienen mucha menor difusión que los hombres que se dedican a componer o a dirigir orquestas. Es espeluznante que chicas jóvenes, que tocan la tuba, por ejemplo, todavía se enfrenten a grandes perjuicios… Sigue habiendo actividades e instrumentos considerados ‘masculinos’.

-Imaginamos que le habrá hecho mucha ilusión recibir este premio, tan ligado a las mujeres y a Alcalá de Henares

Sí. Me ha hecho muchísima ilusión. Lo conocía desde mi etapa como estudiante en la UAH y siempre me ha parecido muy interesante, así que cuando he tenido la oportunidad, no he dudado en presentarme. Recibirlo ha sido maravilloso.

 

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO