"Hay muchas menos mujeres en puestos de responsabilidad al frente de los Servicios Médicos respecto a los hombres" - Noticias de Alcalá de Henares e información multimedia 24 horas al día
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

“Hay muchas menos mujeres en puestos de responsabilidad al frente de los Servicios Médicos respecto a los hombres”

“Hay muchas menos mujeres en puestos de responsabilidad al frente de los Servicios Médicos respecto a los hombres”

La Dra. Julia Álvarez, es jefe de Endocrinologia y Nutrición del Hospital Universitario Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares), es profesor Asociado de Ciencias de la Salud en la Universidad de Alcalá, coautora de varios capítulos y ha coordinado la edición del libro ‘Disfagia Orofaríngea: Soluciones Multidisciplinares’.

Casada, con dos hijas y dos nietas, Álvarez se considera una enamorada de su familia y su profesión.  “Dirijo un equipo de grandes profesionales formado por médicos, enfermeras, técnicos auxiliares de enfermería, técnicos en alimentación y auxiliar administrativo, con un franco compromiso institucional con el que pretendemos que nuestro hospital, el Hospital Universitario Príncipe de Asturias sea reconocido como excelente por nuestra población de referencia”, apunta.

“Cada día, cada uno de mis compañeros y yo misma, trabajamos para que esto se haga realidad y lo hacemos intentando con nuestras actuaciones prevenir, tratar, aliviar y ayudar a cuidar a las personas con problemas endocrinológicos como las enfermedades de las glándulas del tiroides, las suprarrenales o la hipófisis entre otras, o alteraciones metabólicas como la Obesidad, la Diabetes o los problemas de los lípidos (el colesterol y los triglicéridos) y todo lo relacionado con la Desnutrición relacionada con la Enfermedad, los aspectos nutricionales de los pacientes con trastornos del comportamiento alimentario o los pacientes con Disfagia Orofaríngea, entre otras patologías. Curiosamente de los 29 miembros de la sección, sólo un médico senior y un residente son varones. El resto de la sección está constituido por profesionales mujeres”, señala.

– ¿Existe igualdad en la sociedad actual?

Creo que esta sigue siendo una asignatura pendiente de la sociedad actual. Creo que las mujeres seguimos estando en desventaja en distintas esferas de la vida y no creo que haya un solo país en el mundo en el que se hay conseguido la igualdad plena.

– En su puesto de trabajo, ¿hay brecha salarial?

-No, en mi puesto de trabajo no soy consciente de que haya brecha salarial, lo que hay es muchas menos mujeres en puestos de responsabilidad al frente de los Servicios Médicos respecto a los hombres, y en general me atrevería a decir en los servicios sanitarios. Y sinceramente esto nos debe hacer reflexionar porque en general la Sanidad, desde hace muchos años, tiene sexo femenino. En las Universidades cada año enseñamos a más mujeres que hombres. Por tanto, la masa femenina es muy importante. Sin embargo, los puestos de “responsabilidad-poder” están ocupados en su mayoría por varones.

RELACIONADO:  Las mujeres madrileñas cobran 6.000 euros menos al año que los hombres

– ¿Para alcanzar su puesto lo tiene más difícil que un hombre?

– Históricamente lo he tenido más difícil, como, me atrevería a decir, todas las compañeras de mi época. Recuerdo que en uno de mis primeros trabajos, hace más de 30 años, no llegué a firmar un contrato eventual por estar embarazada, aunque por capacitación había sido la elegida. La falta de medidas de conciliación familiar hace años me obligó a sacrificar parte del cuidado de mi familia por progresar en mi profesión. En este punto, para mí ha sido fundamental el apoyo de mi marido y de mis hijas. En ocasiones, he sido consciente que la progresión ha sido más lenta o el esfuerzo mucho mayor. Recuerdo que hace años, en varias ocasiones he tenido la sensación de ser examinada continuamente, especialmente en el ámbito de la gestión. Era como tener que demostrar en cada reunión a nuestros jefes que nos sabíamos la lección, que éramos responsables y sabíamos lo que hacíamos. Hoy creo que en este punto,las cosas han cambiado y no tengo esa sensación. Hoy me considero valorada entre compañeros y compañeras y el equipo directivo, por mi profesionalidad, mis capacidades y competencias; independientemente de mi sexo femenino.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO