La Universidad de Alcalá reconstruye cómo era Madrid hace 400.000 años gracias al polen - Noticias de Alcalá de Henares e información multimedia 24 horas al día
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

La Universidad de Alcalá reconstruye cómo era Madrid hace 400.000 años gracias al polen

La Universidad de Alcalá reconstruye cómo era Madrid hace 400.000 años gracias al polen

Las profesoras de la Universidad de Alcalá, Mª Blanca Ruiz Zapata y Mª José Gil García, junto a tres científicos del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), han publicado un estudio en la revista Quaternary International sobre los cambios en la vegetación y en el clima de los últimos 400.000 años en la región de Madrid, un área mediterránea con una importante influencia continental que es clave para entender el cambio climático global, y en especial para la región mediterránea, debido a su vulnerabilidad.

El estudio, liderado por la Universidad de Alcalá, que se ha llevado a cabo partir de los análisis polínicos en ocho secuencias sedimentarias asociadas a yacimientos arqueológicos, reconstruye los paleoambientes de los grupos humanos que ocuparon las riberas de los valles de los ríos Manzanares y Jarama desde mediados del Pleistoceno Medio, y pone de manifiesto el cambio en el clima del entorno de Madrid, así como la alta variabilidad palinológica de la zona.

Pinos y coníferas arbóreas han sido los elementos más característicos de un paisaje, junto a un bosque mesófilo y/o mediterráneo, que ha ido variando en función de la temperatura y de la humedad. Durante la segunda mitad del Pleistoceno Medio predominaron los bosques mesófilos (húmedos), y el final de dicho periodo se caracterizó por un momento frío marcado por un retroceso del bosque durante el que desaparecieron robles y encinas.

En el Pleistoceno Superior se produjo una expansión de las especies mediterráneas asociadas a las especies de las áreas costeras del sur de la Península Ibérica. Finalmente, a inicios del Holoceno, hace unos 10.000 años, se registró una menor diversidad de la vegetación que pudo ser debida no tanto a factores climáticos sino antrópicos.

Hasta el momento no se contaba con datos de la región central de la Península Ibérica, caracterizada por ser un área mediterránea con una importante influencia continental. El registro que se presenta es excepcional puesto que apenas hay registros continentales en el sur de Europa que proporcionen información paleoecológica para un marco temporal tan amplio.

La toma de muestras para el estudio polínico ha contado con la financiación de la Dirección General de Patrimonio Histórico y la Dirección General de Investigación de la Comunidad de Madrid.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO