La realidad supera la ficción / Por Anabel Poveda
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

La realidad supera la ficción / Por Anabel Poveda

La realidad supera la ficción / Por Anabel Poveda

Llevo un mes y medio que me siento como una actriz secundaria dentro esas series de médicos que tanto se llevan. Es como si cada semana hiciera un cameo en Urgencias, Hospital Central o tuviera cita con el Doctor House.

La cuestión es que mis problemillas de salud no terminan de remitir y voy subida en la montaña rusa del dolor y las molestias. Es como el Dragon Khan de Port Aventura, pero en chungo…
Ir al médico, presentarme en el Centro de Salud o en el Clínico de urgencias se ha convertido en una rutina bastante desagradable, pero lo que me pasó la última vez fue una situación digna de Almodóvar.
maxresdefault
Después de dos días sin dormir, rabiando de dolor y harta de pastillas, mi padre decidió venir a buscarme para llevarme a urgencias (por tercera vez en un mes) y no pude negarme.
hospital
Llegamos al Clínico, donde ya me muevo como pez en el agua, ventanilla, triaje y sala de espera y un enfermero me dice que voy a tener que esperar un poquito porque el cirujano que me tiene que ver está operando… mal rollo, “esperar un poquito en urgencias” es sinónimo de tres horas… y tal cual. Al borde del ataque de nervios, cansada, dolorida y enfadada de tanto esperar mi nombre suena por megafonía… ¡Ya era hora!
hugh-laurie-624x351
Me dirijo a la sala de curas, abro la puerta y pienso, ¡No, que no sea él el cirujano! De frente, un pedazo de pibón de metro ochenta y cinco, guapísimo esperando con mi historial en la mano dispuesto a regañarme por haber vuelto a urgencias… Me dice sin despeinarse que no puede hacer nada por mí (créeme que sí puedes hijo mío), porque no llego medio muerta o con una hemorragia incompatible con la vida y que tengo que tener paciencia (más que el Santo Job) y esperar la valoración del especialista.
Debería estar prohibido que médicos tan jóvenes y tan guapos tengan que atenderte cuando llegas en condiciones tan lamentables porque la palabra vergüencita se queda corta… me miró y me dijo, “sube a la camilla y ya sabes cómo colocarte que como no es la primera vez que vienes, eres experta”.
Situación incómoda donde las haya… le hago caso y el medicazo afloja el tono mientras procede a la exploración, me explica cómo está el tema y recula de la bordería previa diciéndome, mucho más amable, que si estoy fatal y no puedo con la vida, me da permiso para vovlver a urgencias a que me ayuden…
Y yo pensando para mis adentros… si me garantizas que vas a estar tú vuelvo mañana, pero con los tacones, un vestido y el rimmel puesto… no con esta cara de acelga pocha, a pedirte matrimonio.
Me despido del guapérrimo con penita y cuando salgo, me pregunta mi padre:
-¿Ana, no te habrá atendido un médico altísimo y guapísimo con uniforme azul?
– Sí papá, sí, el mismo… ¿Te gusta de yerno?
– Es que le he visto pasar y he pensado, joer qué chaval más majete, como sea el de mi hija va a pasar vergüenza por lo delicado de la situación…
– Tal cual papi, eso sí, hemos adquirido tal nivel de confianza en cinco minutos que he estado a punto de pedirle una cita, una cena o similar, total ya, con semejante grado de intimidad… qué menos que invitarle a una cerveza…
– Sí, sí Anita, lo que tú digas, mira que eres fantasiosa hija mía… venga tira que nos vamos a casa y no me llames mañana diciendo que te tengo que traer otra vez que se te va a ver el plumero…
Y me tocó irme a casa, con la cabeza vuelta gritando al viento ¡adiós amor mío… volveré pronto!
PD: Tengo su nombre en el informe de urgencias pero me voy a cortar de investigarle que NO soy una loca psicópata 😉

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO

Publicidad
disena-tu-ciudad
teatro-familiar-300X300
banner-nav-ayto-alcala
banner-agua
banner-alcala-desarrollo
Banner-Cisneros-210x210
paradores
alcala-inmobiliaria-logo
serhenares
banner-canal-la-luna-de-alcala-tv

Opiniones

MÁS OPINIONES

La Luna Radio

banner-lalunadealcala-radio-vertical