Hartos de estar hartos, los mexicanos se aferran a López Obrador / Por Manuel Peinado - Noticias de Alcalá de Henares e información multimedia 24 horas al día
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

Hartos de estar hartos, los mexicanos se aferran a López Obrador / Por Manuel Peinado

Hartos de estar hartos, los mexicanos se aferran a López Obrador / Por Manuel Peinado

Antes de las elecciones, los mexicanos estaban de acuerdo en dos cosas. La victoria de su equipo de fútbol sobre Alemania el 17 de junio fue magnífica. Y las elecciones del 1 de julio, las más importantes en décadas, serían ganadas por Andrés Manuel López Obrador (conocido Amlo), líder de una coalición llamada “Juntos haremos historia”. Confirmando lo que las encuestas anunciaban desde los inicios de la campaña presidencial, el terremoto Amlo ha ganado las elecciones. Con los resultados del 1 de julio, Obrador está obligado a ejecutar la promesa de devolver a México el espíritu de los revolucionarios que fundaron la República.

Después de haber fracasado en las presidenciales de 2006 y 2012, la tormenta perfecta, una conjunción de acontecimientos favorables, va a llevar en volandas a López Obrador hasta la Silla del Águila. En el último sexenio, el Gobierno mexicano ha estado en manos del presidente de centroderecha Enrique Peña Nieto que dejará el poder corroído por la corrupción e incapaz de frenar la ola de asesinatos sin aclarar (30.000 en 2017) y de desaparecidos, que se cuentan por miles, en su mayor parte ocasionados por el fracaso del Gobierno en la guerra contra el narco y el crimen organizado, que ha colocado al país al borde de ser un Estado fallido.

Por si los hados no fueran lo suficientemente favorables a un político que anunciaba la regeneración de la República, la irrupción del bocazas Donald Trump acabó por allanarle el camino hacia Los Pinos. Irónicamente, la popularidad de Obrador se debe atribuir en buena parte a Trump. A los pocos días de la elección de este, los analistas políticos mexicanos pronosticaron que la beligerancia del nuevo Presidente hacia México catapultaría a Amlo. Este lo vio venir mejor que nadie. Por eso, poco después de la toma de posesión de Trump en enero de 2017, publicó un superventas titulado Oye, Trump, que contenía retazos duros de sus discursos. En uno decía: «Trump y sus asesores hablan de los mexicanos de la misma forma en que Hitler y los nazis se referían a los judíos, justo antes de emprender la infame persecución y el abominable exterminio». En definitiva, cada vez que, no solo Trump, sino cualquier otro político estadounidense abría la boca sobre asuntos mexicanos, subía la cotización de López Obrador.

López Obrador (2)

El que para Jesús Silva Herzog es «el político más talentoso que ha conocido México en muchas décadas», no se considera a sí mismo como un político. Cuando el outsider Trump fue elegido, López Obrador se lamentó: «Los mexicanos nunca elegirán a alguien que no sea un político». Eso resultaba revelador, porque, aunque Obrador sea claramente un político, siempre se presenta como Trump: como alguien ajeno a la política. No es así desde el principio. De hecho, estudió Ciencias Políticas en la UNAM, la principal universidad pública del país, y se graduó con una tesis sobre la formación política del Estado mexicano en el siglo XIX. Para una persona con aspiraciones, el PRI era entonces la única opción seria. Fundado en 1929 para reconstruir y regenerar el país después de la Revolución, en los años treinta el presidente Lázaro Cárdenas lo consolidó como un partido de masas de tendencias socialistas.

Se unió al PRI después de la universidad, y, en 1976, ayudó a dirigir una campaña al Senado en el que resultó elegido Carlos Pellicer, un poeta que era amigo de Pablo Neruda y Frida Kahlo. Después de ocupar varios cargos institucionales de cuarta fila, sentía cada vez más que el PRI se había desviado de sus raíces. En 1988, se unió a un grupo disidente de izquierda, dirigido por el hijo de Lázaro Cárdenas, que se convirtió en el Partido Revolucionario Democrático. López Obrador se convirtió en el jefe del partido en Tabasco. En 1994, hizo su primer intento electoral en la campaña a gobernador de Tabasco. Perdió ante el candidato del PRI, al que acusó de haber cometido fraude. Aunque una investigación judicial no llegó a ningún veredicto, muchos mexicanos le creyeron, porque el PRI tiene un largo historial de pucherazos.

En 2000, fue elegido alcalde de la Ciudad de México, un puesto que le dio un poder considerable, así como visibilidad nacional. En el ejercicio del cargo se creó una reputación de hombre trabajador, austero y sencillo, que se bajó el sueldo y llegaba a la alcaldía antes de que amaneciera conduciendo su viejo Nissan. Cuando dejó el cargo para prepararse para las elecciones presidenciales de 2006, tenía una alta valoración política y reputación de pragmático y eficaz. La campaña presidencial fue dura. Los adversarios de López Obrador publicaron anuncios de televisión que lo presentaban como un populista embustero que representaba un peligro para México y mostraban imágenes de miseria junto a los retratos de Amlo, Chávez, Fidel Castro y Evo Morales.

Obrador perdió frente a Felipe Calderón, el candidato del derechista PAN, por menos del uno por ciento de los votos, un margen lo suficientemente estrecho como para levantar sospechas generalizadas de fraude. Se negó a reconocer la victoria panista y encabezó una protesta en la capital, donde sus seguidores detuvieron el tráfico, levantaron tiendas de campaña y realizaron mítines en el histórico Zócalo y en la avenida Reforma, en unas protestas que duraron meses. Finalmente, López Obrador levantó el sitio y regresó a su casa.

Desde que perdió esas elecciones, se presentó como un adalid de la regeneración. Al cerrársele las puertas de su partido, emprendió la marcha por el desierto para fundar un nuevo partido, el Movimiento Nacional de Regeneración, Morena, que se esforzó por incluir a todos los que sentían que México se había desviado de los principios de la Revolución. Recorrió el país firmando acuerdos con personas. «¿Quieres ser parte de un cambio? ¿Sí? Entonces firma aquí». Gracias a ello, sus seguidores son mucho más que votantes. No acompañan momentáneamente a un candidato, no buscan acudir una mañana a la urna para votar. Son parte de un movimiento social del que, desde los tiempos de Emiliano Zapata, no hay precedente en la historia contemporánea de México. Nadie ha cultivado esa lealtad inquebrantable y vehemente como lo ha hecho López Obrador.

No bastó con eso. En las elecciones de 2012, obtuvo un tercio de los votos, que fueron insuficientes para vencer a Peña Nieto, que devolvió al PRI al poder. Todo el mundo dio por enterrado a López Obrador. No lo conocían. Su victoria en 2018 es el testimonio de una tenacidad asombrosa, de alguien que ha creído siempre en su causa y, sobre todo, en sí mismo.

El 1 de abril de 2018, López Obrador lanzó oficialmente su campaña ante una multitud de varios miles de personas en Ciudad Juárez. En un escenario instalado en una plaza, situado debajo de una gran estatua del reverenciado líder mexicano del siglo diecinueve Benito Juárez, un hombre de origen zapoteca humilde que es una especie de figura de Abraham Lincoln en México, proclamó: «Hemos venido aquí para iniciar nuestra campaña, en el lugar donde comienza nuestra patria». López Obrador habla a menudo de su admiración por los líderes de los años treinta, incluido Franklin Delano Roosevelt y el presidente Lázaro Cárdenas, y gran parte de su programa social recuerda las iniciativas de aquellos años.

López Obrador, que tiene el mismo aire de incorruptibilidad de Juárez y Lázaro Cárdenas que encanta a muchos mexicanos, se ve a sí mismo como uno de esos grandes líderes, como un hombre capaz de transformarlo todo. Está convencido de que la solución para México es él, de que, para terminar con la corrupción, con lo que él llama la mafia del poder, basta su presencia. Si el presidente es honesto, todos serán honestos, dice. Como si lo hubiera escrito Juan Rulfo bajo el sol de Comala, el aura del líder transformará mágicamente la realidad.

Para sus oponentes, la capacidad de transmitir esa magia y de inspirar esperanza entre la gente es preocupante. Según el historiador y periodista Enrique Krauze: «López Obrador llega directamente a las sensibilidades religiosas de la gente. Lo ven como un hombre que salvará a México de todos sus males. Y lo que es aún más importante, él también se lo cree». Krauze ha estado preocupado por López Obrador desde 2006. Antes de las elecciones presidenciales de ese año, publicó un ensayo titulado El Mesías Tropical, en el que escribió que Amlo tenía un celo religioso que era «puritano, dogmático, autoritario, inclinado hacia el odio y, sobre todo, redentor». El hombre que vino del trópico tabasqueño ha creído de siempre en su causa y, sobre todo, en sí mismo. El último libro de Krauze, El Pueblo Soy Yo, trata sobre los peligros del populismo. En el prefacio, escribe sobre López Obrador en un tono de preocupación oracular: «Creo que, si gana, utilizará su carisma para prometer el regreso a un orden arcadiano […] Y con ese poder acumulado, que ha logrado a gracias a la democracia, corroerá la democracia desde adentro».

Llamando a lo que él denomina la “Cuarta Transformación de México”, Amlo dice que quiere ser considerado como un líder de la talla de Benito Juárez. Está convencido de que puede rehacer y regenerar el país como lo hizo don Benito. Ese es el mensaje que entusiasma a sus seguidores y preocupa a sus oponentes: una promesa de transformar el país sin arruinarlo. Promete a sus seguidores una “revolución radical”, que les daría el país que querían. «Radical proviene de raíces –suele decir- y vamos a cambiar este régimen corrupto arrancándolo de raíz». Ahora tiene ocasión de demostrarlo, aunque lo va a tener difícil con el nuevo Congreso en contra.

© Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO