El miedo del TIA (Teatro Independiente Alcalaíno) sobrevoló el Teatro Cervantes
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

El miedo del TIA (Teatro Independiente Alcalaíno) sobrevoló el Teatro Cervantes de Alcalá

El miedo del TIA (Teatro Independiente Alcalaíno) sobrevoló el Teatro Cervantes de Alcalá

“Los protagonistas del miedo” de Luis Alonso se ha puesto en escena en el Teatro Salón Cervantes

Hace un año Teatro Independiente Alcalaíno (TIA) llevaba a las tablas del Salón Cervantes ¡Otra vez don Juan! en el cuarenta aniversario de su presentación como grupo de teatro. Mucho han cambiado las cosas en nuestras vidas desde entonces, pero lo que afortunadamente no ha cambiado ha sido el entusiasmo que TIA viene demostrando continuando con sus montajes teatrales, pues en cuanto las circunstancias fueron mínimamnete favorables volvió a retomar su actividad representando en las “ferias” de agosto, las fiestas del Val y la Muestra de Teatro Breve.

En esta ocasión, TIA ha venido ensayando Los protagonistas del miedo, escrita y dirigida por el alcalaíno Luis Alonso. Es esta pieza  un drama, a veces trágico, a veces cómico, estructurado en monólogos, lo que ha favorecido el montaje ante las limitaciones de cupos de personas y su seguridad que determinan la actual situación  sanitaria.

2020.11.27.18.27.26_LOS PROTAGONISTAS ZOMBI_Baldo505334

El pasado viernes, 27 de noviembre de 2020, TIA culminaba su esforzado trabajo con su representación. De esa manera, el elenco de TIA se enfrentaba en solitario a unos peculiares personajes cuyo hilo conductor es el miedo que pueden engendrar en nuestro ánimo, algunos desde nuestra más tierna infancia. 

El autor va desgranando, prologados genéricamente por la misteriosa DAMA DE NEGRO (Olga Rubio), el COCO (Naoame Nao), héroe destronado que se reivindica en “cocos” surgidos de los nuevos y agitados tiempos; el MONSTRUO DE FRANKENSTEIN (Juan Antonio Borrell), rechazado por los hombres y necesitado de amor al saberse carente de conciencia de personalidad; el FANTASMA (Ana Isabel Alcolado), que, con campechanas, pero didácticas, explicaciones, justifica el desafío de la física que su existencia supone; el ESQUELETO (Carmela Tena), vitalista y amante de la broma nos enfrenta a nuestros prejuicios sociales; el VAMPIRO (Fco. Javier Blasco), irónico y chispeante, hace casi un reportaje publicitario de las excelencias de su oficio; la CALAVERA (Silvia Arias), simboliza la angustia de la soledad, la que no se puede acompañar a sí mismo, porque ya no existe; la ZOMBI (Maribel Rollón), denuncia a esos zombis de carne y hueso podridos de dinero e insaciables ante la depredación; la BRUJA (Marisa Jiménez), espejo de una historia de persecución y violencia hacia la mujer que llega hasta nuestros días desgraciadamente; el LICÁNTROPO (Jean Paul Ruiz), sobrecojedora metamorfosis involuntaria de dos naturalezas, el hombre y el lobo; la MOMIA (Vesper Winters) y la VIGILANTE DEL MUSEO (Vera Emrich) cierran el desfile de adefesios sin desvelarnos quién de los dos sufre realmente una maldición.

La DAMA DE NEGRO firma el epílogo de tan ilustres personajes, universalizando las experiencias representadas, y nos invita a cuestionar nuestras creencias en anticipado simulacro de otro encuentro posterior y definitivo con ella.

La puesta en escena venía aderezada con momentos musicales que antecedían a cada personaje, acompañándola con escogidas imágenes proyectadas que llenaban monumentalmente el foro del escenario, provocando en cada interpretación un magnífico efecto escenográfico y completándola con un esmerado vestuario. Si además tenemos en cuenta la trabajada programación de la luz, concluimos que el resultado del espectáculo fue magnífico, como acreditaron los agradecidos y sorprendidos espectadores por su prolongado aplauso y sus positivos comentarios, de los que, además del elenco y su director, eran merecedores Carlangas (regidor y ayudante de dirección), Mónika Salazar (control de luces y sonido),  Baldo (fotógrafo) e Isabel Álvarez (cámara de vídeo).

Fueron casi dos horas de una  tarde de teatro, que alimentaba la esperanza de la vuelta al teatro y su normalidad, aunque aún con justificadas restricciones.

Gracias, gracias a todos por volver al teatro. Gracias, gracias a TIA por hacer posible la magia y la emoción del mismo.

Crónica: AZPILICUETA / Fotos: Baldo Perdigón

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:

LO MÁS VISTO