El Cuarteto de Nos: “Las canciones son el psicólogo que mejor me entiende del mundo”
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

El Cuarteto de Nos: “Las canciones son el psicólogo que mejor me entiende del mundo”

El Cuarteto de Nos: “Las canciones son el psicólogo que mejor me entiende del mundo”

Por Saúl Quijada

El mítico grupo uruguayo se encuentra de gira en nuestro país presentando las canciones de su último disco Apocalipsis Zombi. Hablamos con Roberto Musso, alma máter, para que nos cuente la importancia de tender puentes entre la música española y latinoamericana, el compromiso con las canciones y la clave para mantener la esencia en el escenario durante más de 30 años.

Volvéis a España después de diez años. ¿Cómo es la relación que tenéis con los seguidores de aquí?

Es una relación muy buena y siempre nos han recibido y nos han tratado con el máximo cariño. Lo que me sorprendió de España la primera vez que vinimos es que en los conciertos había mucho público local en detrimento de uruguayos o latinoamericanos. Esto nos llamó la atención gratamente porque lo sentíamos como una vía de escape de nuestro país, por lo tanto estamos contentos y agradecidos por volver. Nuestra propuesta se entendió y gustó rápidamente al público.

Gracias a mi hermano  que me descubrió lo que hacíais, llegué a vosotros por el álbum Hoy estoy raro en 2006. ¿Estáis de acuerdo en que es uno de vuestros mejores discos?

Raro fue el disco que provocó nuestra internacionalización y el que nos situó un escalón más alto de lo que estábamos en ese momento. Éramos una banda masiva en Uruguay y una parte de Argentina, pero no habíamos salido de la región. A partir de canciones como Hoy estoy raro, Ya no sé qué hacer conmigo o Yendo a la casa de Damián nos abrimos la puerta de Europa.

Habéis tenido temporadas largas en las que no habéis editado ningún disco y me imagino que son momentos para tomar aire y volver con más ganas. ¿Cómo vivís esos periodos?

Nos gusta mucho dedicar un periodo largo de tiempo a los discos porque creo que la música es un oficio que requiere cabeza para saber descifrar las ideas que llevan rondando en tu cabeza tanto tiempo. Soy bastante obsesivo con las letras y siempre pienso que puedo ir un paso más y darle una vuelta. Por una parte, el resultado es más satisfactorio porque ajustas más la precisión del disparo, pero tienes que saber frenar y dar por concluido el trabajo para que no se vuelva eterno. Últimamente, tratamos de que no pasen más de dos años entre disco y disco porque la gente quiere canciones renovadas cada poco tiempo.

Ese deseo de tener canciones nuevas en un periodo corto de tiempo responde al cambio de modelo que se ha producido en la industria musical porque es muy difícil seguir el ritmo de antes de disco, promoción, gira y parón. Hoy en día, si no renuevas el contenido la gente te olvida.

Totalmente de acuerdo contigo. Mira, el género pop-rock, que es lo que nosotros defendemos, creo que es el último bastión de este concepto. Nos ha tocado cambiar el formato y ya estamos pensando en la estructura del siguiente álbum para que en el momento en el que terminemos la gira podamos entrar al estudio de grabación. El formato canción ha ganado al formato disco.

¿Fue complicado abrirse camino en la escena musical uruguaya?

Sí, porque Uruguay es un país muy complicado para todo sobre todo cuando dependes de un mercado concreto. Somos un país con tan solo tres millones de habitantes, donde la mayoría de personas son de una edad elevada, y si quieres funcionar en algo tienes que llamar la atención de un porcentaje altísimo de la población y eso, al principio, cuesta mucho. En el momento en el que tocas techo en Uruguay tienes que plantearte exportar tu producto porque si no estás acorralado y abocado al estancamiento permanente.

Vosotros desde el principio teníais claro lo que había que hacer y cómo hacerlo.

Teníamos claro que lo que nos gustaba era la música porque era la cosa del mundo que más nos divertía. La mayoría de los integrantes del grupo somos amigos desde la época de secundaria y vivíamos todo esto como un hobby al que le dedicábamos muchas horas al día. Poco a poco, la música nos fue ganando y se ha convertido en nuestra única profesión desde hace varios años. El Cuarteto de Nos es un grupo de amigos que terminaron convirtiéndose en compañeros de trabajo.

RELACIONADO:  Desde Rock japonés a Hip hop y Funky nacional: Los Conciertos de La Paloma 2018

¿Qué tiene la música que os ha enganchado tanto?

La música es algo tan mágico que transciende de lo físico a lo mental. Nuestros conciertos son una especie de catarsis psicológica en los que puedes experimentar diferentes estados de ánimo dependiendo de la canción y del instante. Yo les digo a mis amigos que hacemos psicoanálisis grupal. A mí me fascina cuando un fan me para por la calle y me cuenta su historia personal con alguna de las canciones de la banda, ahí me doy cuenta de la responsabilidad que tenemos y la importancia de ser honestos escribiendo para que le llegue al público de la misma manera que me llega a mí.

Antes me contabas que te gustaba dedicarle mucho tiempo a las letras para afinar con las palabras exactas. ¿Para qué os han servido las canciones en la vida?

No  voy a terapia porque las canciones son el psicólogo que mejor me entiende del mundo. Yo no sería la misma persona si no me hubiese dedicado a contarle a la gente lo que me pasa a través de las canciones. La música es un mundo que vivimos con mucho entusiasmo y, a pesar de los años, cada disco nos recarga la energía de una manera interesante para afrontar lo que venga.

La esencia del grupo reside en haber sabido conjugar la música pop, electrónica, rap…

Nosotros nunca fuimos cerrados a un estilo de música particular porque creemos firmemente que en la fusión está la riqueza. Está claro que nuestra médula es rockera y es lo que está instalado en el subconsciente de la gente, pero nunca fuimos fundamentalistas de ello y cuando la canción le tiene que pedir prestado un sonido a otro género no dudamos en hacerlo. Lo bueno del Cuarteto de Nos es que no tenemos dos temas que sean parecidos y es un detalle que la gente valora mucho.

En España cuando nace un grupo rápidamente lo encasillamos en un cajón determinado, pero da la sensación de que en Latinoamérica no ocurre de una manera tan radical y disfrutáis de  las canciones aparcando su género.

Posiblemente sea así. Nosotros hemos puesto en apuros a muchos periodistas musicales porque nunca han sabido dónde incluirnos. Escuchas una canción y crees que hacemos rap, pero si reproduces la siguiente piensas que nos hemos vuelto locos porque suena al folklore uruguayo y así con varios estilos. Solemos caer en el saco de lo alternativo y ahí es donde residen las cosas más interesantes que se salen de lo estándar.

Si tuvieses que resumir la trayectoria del grupo  con una canción, ¿cuál sería?

Ya no sé qué hacer conmigo. La canción dice: “Vos siempre cambiando, ya no cambias más”.

 

 

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO