‘Andresito’, nueva especie crustáceo descubierto en el Cantábrico por un equipo en el que participa la UAH
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

‘Andresito’, una nueva especie de crustáceo descubierto en el Cantábrico por un equipo en el que participa la UAH

‘Andresito’, una nueva especie de crustáceo descubierto en el Cantábrico por un equipo en el que participa la UAH

La nueva especie se ha ‘bautizado’ como ‘Astacilla andresmeixidei’ en homenaje al dibujante de ‘La voz de Galicia’ Andrés Meixide, aunque popularmente ya se la conoce como ‘andresito’ por su tamaño pequeño. Este crustáceo isópodo está adaptado a una vida arbustiva sobre gorgonias marinas.

Los isópodos son un grupo de crustáceos muy numeroso, con más de 10.000 especies, que se distribuyen tanto por ambientes marinos, terrestres o dulceacuícolas. En este caso, los ejemplares de esta nueva especie fueron recogidos a 525 metros de profundidad en el área marina protegida de El Cachucho, en el Cantábrico asturiano, con ayuda de un robot submarino.
En el hallazgo y posterior descripción ha participado el profesor de la UAH, Juan Junoy, junto a otros investigadores del Museo de Okendo, el Instituto Español de Oceanografía (IEO)y el Natural History Museum de Gran Bretaña.

Los ‘andresitos’ están adaptados a una vida arbustiva, aunque a esa profundidad ese aspecto no lo dan las plantas, sino las gorgonias, consideradas comúnmente como corales blandos. ‘Mientras que la mayoría de los isópodos, como los bichos bola, tienen un cuerpo rechoncho, poco diferenciado, y con siete pares de patas iguales (iso + poda: pies iguales), la nueva especie presenta adaptaciones a la vida sobre las gorgonias. El cuerpo adopta una forma de L, debido a que su segmento central ha crecido desmesuradamente. El brazo corto de esa L lleva tres pares de patas robustas que le permiten asirse fuertemente a las ramas, resistiendo así las corrientes del fondo. Las patas anteriores son más largas y flexibles y están dotadas de largas sedas. Han perdido su función locomotora y son utilizadas a modo de cedazo para capturar las partículas alimenticias que arrastran las corrientes’, señalan en la investigación.

El género al que pertenecen, Astacilla, presenta un fuerte dimorfismo sexual, siendo los machos de menor tamaño y mucho más discretos que las hembras. Estas últimas alojan en su dilatado segmento central los huevos, creando una cámara o marsupio que protege a su prole. Presentan una mayor ornamentación, con espinas y tubérculos que los machos.

En el trabajo se describe la morfología de la nueva especie y se incluye un estudio detallado de la gorgonia del género ‘Placogorgia’ sobre la que vive. Además, se completa con un análisis de marcadores moleculares tanto de la especie de isópodo como de la gorgonia.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:

LO MÁS VISTO