Y los museos cerrados / Por Elisa de Francisco
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

Y los museos cerrados / Por Elisa de Francisco

Y los museos cerrados / Por Elisa de Francisco

Por Elisa de Francisco (*)

Me asomo a esta pequeña tribuna con el fin de no perder hilo de la maraña enredada en la que está inmersa nuestra querida ciudad desde hace algún tiempo. Las noticias que leemos últimamente nos dejan un sabor amargo y una nostalgia de tiempos pasados que fueron un poco más felices.

Quizás la crisis económica en la que llevamos metidos desde hace un tiempo nos ha convertido en una ciudad más triste, más desesperanzada, con menos energía y sin ganas de tirar “palante”.

Y como tenemos unos políticos que solo saber tirarse piedras entre ellos, hablar mal de la gestión anterior -siempre pasa con un cambio de siglas en el gobierno- hacer de agoreros avisando de que viene el coco a intervenirnos, y humillar el trabajo de profesionales y gestores reduciendo la labor del Patrimonio Complutense a unas cajas sin inventariar, pues así nos va y nos irá.

Pero todo esto venia a introducir una reflexión sobre la Ciudad Patrimonio de la Humanidad en su significado más puro. Un título que desde que se concedió ha sido un estímulo para todos los sectores de la ciudad, en especial aquellos más ligados al turismo; pero que corre el riesgo de dar al traste con la tan llevada y traída retahíla de ciudad de las Artes y las Letras, La ciudad de Cervantes, de la cultura y el teatro…

La Casa de Cervantes permaneció cerrada como todos los lunes, aunque fue festivo en Madrid y el Centro Histórico estaba lleno

La Casa de Cervantes permaneció cerrada como todos los lunes, aunque fue festivo en Madrid y el Centro Histórico estaba lleno

Ayer mismo, 9 de noviembre, fiesta en Madrid capital, con un tiempo magnífico, la ciudad de Alcalá ofreció a los turistas que quisieron acercarse su mejor carta de presentación: oficinas de turismo cerradas (tan solo abrió unas horas la situada en la plaza de Cervantes) y la casa natal de nuestro insigne hijo ilustre también cerrada a cal y canto.

Parecerá una anécdota, pero esto viene a indicarnos la falta de previsión y la falta de proyecto de ciudad que se tiene en la casa consistorial. No hay una estrategia de cómo enfocar uno de los motores de desarrollo económico mas importantes que tenemos. ¿Cómo atraemos un turismo de calidad? Desde luego cerrando edificios no. La calidad es un marchamo de éxito, la calidad de lo que posee Alcalá está fuera de toda duda, pero la calidad de los servicios que damos deja mucho que desear.

El otoño cultural de la ciudad es directamente proporcional al otoño climático: vamos que no existe. Y no existe porque no se ve, ya podemos celebrar 45 años de ALCINE, o las más de 30 ediciones del Don Juan en Alcalá, que da lo mismo; la ciudad no tiene ningún ambiente cultural; no se implica a vecinos, hosteleros, centros educativos..en la participación de estos actos; no ha habido ninguna promoción al exterior de estos dos grandes eventos; parece que el ayuntamiento los ha organizado para una comunidad de vecinos.

Simbólico desde luego la jornada de puertas cerradas de ayer, esperemos que se quede en eso, simbología, como las cajas del señor Galán, que se cree que Complutum salió de la nada: “los romanos, señor concejal, lo hicieron los romanos…”

Y se acerca el 2016… pero eso lo dejaremos para otra ocasión.

(*) Elisa de Francisco es opinóloga

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO