Víctor Chacón: "Ha sido un mal año para Alcalá de Henares"
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

Víctor Chacón: “Ha sido un mal año para Alcalá de Henares”

Víctor Chacón: “Ha sido un mal año para Alcalá de Henares”

El portavoz municipal del PP en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, Víctor Chacón, repasa en esta entrevista el primer año de legislatura de Gobierno del PSOE, Somos Alcalá e Izquierda Unida, así como la situación del PP en la ciudad complutense.

– ¿Qué balance hace de este primer año de Gobierno?

– Ha sido un mal año para Alcalá, se ha perdido el Año Cervantes, con una programación del Ayuntamiento​, que ha tenido una repercusión nimia dentro de la ciudad. Ha sido un mal año económicamente porque aquí no se ha hecho ninguna medida de impulso para el empleo y se está a la inercia de lo que se hace desde la Comunidad de Madrid y desde el Estado y por eso va bien, pero necesitamos un impulso mucho mayor desde el Ayuntamiento. Y en Transparencia, hemos pasado la ciudad con mayor puntuación en el ranking de Transparencia Internacional a ser sancionado por no cumplir con la ley de contratos de servicios públicos.

– Del Año Cervantes, ¿qué habría hecho el PP sin contar con financiación propia de la Comunidad de Madrid ni del Estado?

– La Comunidad de Madrid no necesita dar financiación propia al evento, porque ya tiene financiados muchos proyectos que han sido utilizados. Prácticamente el coste que se ha hecho aquí supera el millón de euros. Podemos hablar de la programación del Instituto Cervantes, del Corral de Comedias…. El 80% de los eventos que han tenido lugar en Alcalá con relación a Cervantes han sido financiados por la Comunidad, el Estado, el Instituto Cervantes o la Universidad. La inversión ha sido muy potente sin necesidad de una partida propia. ¿Y cómo lo haría el PP? Pues como lo hicimos en 2005, cuando se celebró el IV Centenario del Quijote, y hay cosas que han quedado perennes para la ciudad como la estatua ubicada delante de la casa de Cervantes, que es uno de los photocall de la ciudad. Y revisas el dossier y había actividad diaria, en colaboración con los colectivos de la ciudad. Cuando nos hemos enfrentado a una efeméride importante, el PP lo ha hecho bien.

Sí, pero la situación económica de 2005 no es la de ahora.

– Evidentemente, pero igual que la Comunidad de Madrid o el Estado han aprovechado recursos propios, aquí también se podría haber hecho. Aquí las casas regionales o asociaciones no han sido invitadas a participar ni se les han dado más voz de la que podían tener. A veces no es necesario dinero público, con la participación y la gente dispuesta puedes generar una programación intensa. Pero no hubo esa programación. Los primeros meses de Rodríguez Palacios estuvieron desnortados y no se sentaron a hablar sobre Cervantes ni con la oposición ni con las fuerzas vivas de la ciudad.

– Cuando hablan de transparencia, ¿ustedes creen que a los vecinos les interesa dónde está el concejal de Medio Ambiente o colgar un pdf de los presupuestos que mucha gente no entiende?

– El problema y tenemos que ir a ello es que no sólo hay que publicar el documento, sino que el documento sea entendible. Pero la transparencia es un reto que tenemos que tener todas las administraciones públicas. Tenemos que ser capaces de que los ciudadanos controlen mucho más de lo que ocurre. Habrá gente que quiera saber todo lo que ocurre y tenerlo a disposición. Acorde a ese reto, el PP presentó la primera ley de transparencia de la democracia, con el objetivo de poner paredes de cristal en las administraciones para que los vecinos qué se hacen con el dinero público. Esto relegitima la acción de las administraciones para que se vea todo el trabajo de las instituciones y de los que están a su cargo.

– ¿Cuál es la primera medida que tomaría si usted fuera alcalde hoy?

– Lo principal, sin duda, es el empleo y la situación económica. A partir de ahí, en nuestro programa había una agenda intensa de propuestas en Cultura, como la consolidación de la Noche en Blanco o el Año Cisneros, y otros eventos que podían ser un foco de atracción. Pero el objetivo es que al final Alcalá, que siempre está en esa competencia con Madrid, acabe teniendo un nombre propio con mucho más impacto del que tiene ahora. Y ese tiene que ser un objetivo de todos.

– ¿Está Alcalá más limpia ahora?

– No, y lo que ha cambiado es que antes la culpa era del Gobierno y ahora el Gobierno dice que  es de los ciudadanos, que tiran los papeles al suelo. La limpieza es uno de los problemas de la ciudad. Apoyamos que se haga todo lo posible, pero creo que el tripartito se ha dado cuenta de que no es un problema de fácil solución. Tenemos que seguir concienciando y apretando a la concesionaria para que pongan todos los medios que tienen a su disposición.

– ¿Sería partidario de poner más multas a los incívicos?

– Más que por la parte de la multa, creo más en la concienciación y la corresponsabilidad. Cuando uno ensucia la calle, ensucia algo que también es suyo. Creo que por la parte de la educación y promoción de valores podemos hacer más que a través de la sanción, que también es necesaria

– ¿Qué nota pone a PSOE, Somos Alcalá e Izquierda Unida?

– Al PSOE, un 2, porque hay áreas que no están funcionando bien, como Cultural, además de la soberbia con la que el alcalde trata a la oposición. Otras áreas podrían funcionar mejor, pero tienen buena intención, como Carlos García Nieto en Mayores. En Somos Alcalá creo que hay algunas áreas que funcionan bien, como Alberto Egido y Javier Galán. Están haciendo un buen trabajo, y aunque hay cosas que pretendemos mejorar, son receptivos a las propuestas del PP. Y hay grandes fiascos como Transparencia o Acción Social. Parecía que en Alcalá había una situación límite y se ha demostrado que los Servicios Sociales del Ayuntamiento funcionaban correctamente y se atendía a la gente como correspondía. IU tiene voluntad, pero le falta acertar. Además hay un problema ideológico, porque alguien que no cree en el emprendimiento. Una comunista no puede ser el acicate de una economía de mercado.

– Usted también lleva un año en la política local, después de venir de la política nacional. ¿Se imaginaba que era así?

– Esto tiene sus partes buenas y sus partes mala, como en todo. Las partes malas es cuando estás en conflicto. La oposición tiene un papel difícil, de ser el Pepito Grillo, y la más gratificante es la relación con los vecinos, que es extraordinaria cuando te cuentan algún problema e intentas solucionarlo.

– ¿Se arrepiente de haber venido a la política local?

– No. Estoy aprendiendo mucho y disfrutando.

– ¿Se siente cómodo con la iinternidad del PP en Alcalá?

– No es comodidad o no. Con Marcelo Isoldi trabajo muy bien, cada uno en su parcela. Es un gran profesional que está haciendo una labor correcta, pero es una situación que tendremos que resolver en la Asamblea local que no tardará mucho en convocarse.

– ¿Se puede hacer fácilmente oposición cuando hay varios casos de corrupción planeando sobre el PP: Púnica, Gürtel, Flauta…?

– De momento, sólo tenemos titulares. Hemos podido hacer una oposición fuerte y constructiva. Y cuando hemos hecho críticas y hemos sido exigentes lo hemos hecho con toda la legitimidad y sin cargas. Es la ventaja de tener un equipo nuevo al frente del Ayuntamiento.

– ¿Se siente la mosca cojonera de Javier Rodríguez?

– Es inevitable. La labor de oposición tiene dos patas: la constructiva y la de fiscalización. A nadie le gusta que le saquen los colores y le recuerden lo que hacen mal. Ser oposición es ser mosca cojonera inevitablemente. Me gustaría más estar gobernando, pero asumo este papel con responsabilidad y profesionalidad.

– ¿Está el PP sano?, ¿se ve con fuerzas para liderar un nuevo PP?

– Veo que cada vez que convocamos un acto y a los militantes, veo muchas ganas y mucha predisposición. Hay una situación que tenemos que resolver, pero la resolveremos todos juntos. De las elecciones internas, como siempre que las ha habido en el PP, siempre sales más unido en torno a un proyecto. Unas elecciones es decir hacia dónde quieres, con qué personas y con qué programa.

– ¿Se presentará a esas elecciones?

– Cuando se convoquen, lo veremos.

-Eso me dijo hace el año pasado.

– Es que todavía no se ha convocado.

– ¿Por qué el PP sacó tan malos resultados a nivel local y mejores a nivel nacional con 8.000 votos de diferencia?

– El vecino vota en función de lo que ve y lo que se le ofrece. Cuando hay elecciones municipales, vota en clave municipal, y cuando son nacionales, vota en clave nacional. Hemos estado 12 años en el Gobierno y eso inevitablemente desgasta mucho, porque da tiempo para muchos aciertos, pero también errores, que se acumulan. Eso sí, recuerdo que ganamos las elecciones municipales, aunque sin opciones para gobernar.

– ¿Cree que la situación nacional puede provocar cambios a nivel local?

– Es evidente de que lo que ocurra a nivel nacional va a tener reflejo a nivel local. Si Pedro Sánchez queda por debajo de Podemos y Pedro Sánchez no vota una investidura de Pablo Iglesias, evidentemente las candidaturas de Podemos en Alcalá tendrán algo que decir. La relación entre PSOE y Podemos pueden o bien fortalecerse, porque el PSOE cometa la irresponsabilidad de traer a la extrema izquierda a un gobierno de España, o bien que el PSOE recupere la centralidad y apoye un gobierno de moderación, que espero que tuviera también reflejo en los gobiernos locales.

– Si Somos Alcalá rompiera con el PSOE, ¿el PP apoyaría el Gobierno socialista?

– Nosotros ya propusimos en mayo sentarnos a hablar ​entre Partido Popular, PSOE y Ciudadanos. Hablábamos de un acuerdo de moderación, con fuerzas que respetan las instituciones. Si eso que usted plantea ocurriera, retomaríamos ese diálogo en esos mismos términos.

– Si el PP, tras el 26-J, vuelve a ocupar la Moncloa y le llaman desde Madrid para irse, ¿qué hará?

– Coger el teléfono y hablaremos, pero mi proyecto es Alcalá.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO