Entrevista con Javier Rodríguez, alcalde de Alcalá de Henares
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

Rodríguez: “Hay más unión en el equipo de Gobierno que en el PP de Alcalá”

Entrevista con Javier Rodríguez, alcalde de Alcalá de Henares

Este lunes hace un año desde que Javier Rodríguez fue elegido alcalde de Alcalá de Henares. Con este motivo, ha concedido una entrevista a La Luna de Alcalá, en la que el socialista ha hecho balance de su primer año de mandato, su relación con Somos Alcalá, la situación económica del Ayuntamiento o el futuro de la ciudad.

– ¿Qué balance hace de este primer año de legislatura?

– Un balance positivo. Lo que hemos hecho este año ha sido rescatar la ciudad: deudas millonarias, edificios en ruinas, una intervención del Ministerio de Hacienda… Todo eso se está renegociando y se está llevando por el buen camino. Y a la vez, hemos tenido la oportunidad de mejorar la imagen de Alcalá hacia fuera gracias al IV Centenario de Cervantes, en base a la cultura. Tenemos que hacer ver a los cinco millones de personas que viven a 45 minutos que la ciudad es un buen lugar para hacer turismo, para invertir y generar empleo y unir la marca de una empresa a Alcalá.

-¿En qué han notado esa mejoría económica?

– Hemos reducido a la mitad el periodo de medio de pago, estamos regularizando los ingresos con el pago a la carta, de modo que los ciudadanos puedan elegir cuando pagan sus impuestos y nos genera mayor liquidez. Y todo ello intentando mejorar los servicios, que es la gran asignatura pendiente. Todavía no estamos satisfechos del funcionamiento de las contratas, de la manera que se percibe la realidad en los barrios, que sigue siendo muy dura. Ése es el trabajo que nos queda, junto con la reorganización interna del Ayuntamiento.

Lo que hemos hecho este año ha sido rescatar la ciudad: deudas millonarias, edificios en ruinas, una intervención del Ministerio de Hacienda

-¿Cuáles son las claves de los nuevos presupuestos?

– Son unos presupuestos de transición, unos presupuestos del PP prorrogados durante tres años y unos presupuestos que son los de 2017 que deben contemplar una nueva realidad y que sean unos presupuestos realmente del cambio. Porque serán presupuestos que incluyan una realidad más clara del capítulo I del Ayuntamiento, que incluyan la posibilidad de recibir créditos para financiar inversiones en los barrios y que permita, si acabamos con el remanente de tesorería en positivo, disponer de recursos económicos de los que actualmente no disponemos. Hemos cambiado los conceptos, haciendo hincapié en las cuestiones sociales, como educación o sanidad, y con algo ya de dinero para invertir en los barrios.

– Después de algunos años sin inversiones, ¿a qué se van a destinar los 4 millones?

– Nacen de un esfuerzo grande, que van a ir a operaciones en los barrios y, es triste decirlo, para sacar de la ruina física a algunos edificios del ayuntamiento, como el cuartel de la Policía con problemas en las cubiertas, el Centro Municipal de Salud que está apuntalado, o la Casa de la Entrevista, con el techo en cierto riesgo. Pero el compromiso con los barrios se va a empezar a ver con estas inversiones.

– Este año también se va a aprobar un nuevo Plan Prisma, ¿en qué tienen pensado invertirlo?

Queda pendiente el Prisma antiguo, que se tenía que haber finalizado hace años. Quedan por hacer las piscinas de verano del Val, para el que hay 3 millones de euros. El anuncio de remodelación se hizo en 2010 y estamos esperando. Estamos luchando para que ese dinero llegue. Nos hubiera gustado invertirlos en otras prioridades pero ha sido imposible. Del nuevo Prisma, por las noticias que tenemos, rondará los 15 millones de euros por parte de la Comunidad de Madrid, semejante al plan anterior.

– Cuando habla de la reestructuración del Ayuntamiento, ¿implica reducir el personal o ampliarla con una oferta de empleo pública nueva?

– A veces olvidamos en un Ayuntamiento intervenido, que no puede hacer una nueva oferta de empleo pública, aunque hay apartados que deberían tener refuerzos, para agilizar temas económicos o licencias. Con los representantes de los trabajadores hemos hablado que hay que empezar a ordenar el trabajo, analizando los puestos y los desempeños y racionalizar cómo está organizado todo. Ese debe ser el primer escalón que hay que hacer de manera inmediata. De este modo, estoy convencido de que se producirán ahorros de esfuerzos que no se deberían hacer y que permitirá hacer otras cosas que se deben hacer. A partir de ahí, se puede llegar al análisis de la masa salarial y ver si hay que tomar decisiones sobre ella, pero el primer escalón es el análisis de lo que se hace, cómo se hace y con qué recursos, porque estoy convencido que de ahí ya veremos un beneficio.

alcalde2

-Hasta entonces no se sabrá si se tocará la nómina a los funcionarios, ¿no?

– El primer escalón es ese. Habrá que ver qué volumen de recursos se generan y el último escalón siempre sería tocar las nóminas, cuestión que no está en absoluto desechada, pero cuestión que se llegaría, si hay que llegar, en el último escalón. Creo que los propios sindicatos entienden esa línea y les va mucho ser capaces de racionalizar trabajos, poder llegar a un equilibrio presupuestario que permita no llegar a ese escalón.

¿Tocar el sueldo a los funcionarios? “El último escalón siempre sería tocar las nóminas, cuestión que no está en absoluto desechada, pero cuestión que se llegaría, si hay que llegar, en el último escalón”

– ¿Está Alcalá más limpia que hace un año?

– Sí está más limpia, pero no todo lo que nos gustaría. Estamos con una contrata de limpieza, heredada, con un contrato a largo plazo. El PP cuando no pudo pagar el día a día de esa limpieza, negoció con la contrata la eliminación de los elementos de control o la renovación de los contenedores de basura. Hay un diálogo con Valoriza, que esperemos que llegue a buen puerto, pero las armas con las que cuenta el Ayuntamiento no son las que deberían de ser.

Alcalá está más limpia, pero no todo lo que nos gustaría

– ¿Somos los alcalaínos especialmente sucios?, ¿hay que potenciar la concienciación ciudadana?

– Hay dos aspectos. Esa situación económica que suprimió servicios en lugar de pagarles y otro que en lugares donde hay ciertos niveles de suciedad se relaja la disciplina de las personas para mantener los espacios correctamente. Hay que operar en que las cosas estén limpias para exigir que no se ensucie.

– Un debate también en los últimos meses ha sido el de la remodelación de líneas de autobús, ¿para cuándo está previsto?

– Hay un plan de pago con el Consorcio de Transportes. Observamos que en el último año y medio de la gestión del Gobierno anterior fue dejar no atender las obligaciones del ayuntamiento. Estamos abriendo un diálogo para establecer una senda de pago de la deuda y el servicio para mejorar el servicio, aunque alguna cuestión puntual ya se ha hecho sin que eso suponga un cambio del coste total del servicio.

¿Dónde irá la estación de autobuses? “Siempre hemos pensado en el eje de la Vía Complutense, cerca de la antigua Gal, como posible ubicación”

– ¿Ya hay espacio elegido para una futura estación de autobuses?

– Es el debate que se lleva produciendo en los últimos años. Nosotros discrepamos de hacerlo en el espacio de Los Lunes, que tiene que seguir como mercado y para otros usos futuros. Siempre hemos pensado en el eje de la Vía Complutense, cerca de la antigua Gal, como posible ubicación. Con un doble concepto: por un lado la llegada de Alcalá de los vecinos para esperar el autobús de una manera digna y una buena entrada para el Centro Histórico, que tiene que ser el reclamo y motor del turismo en Alcalá, sin olvidar otros pilares económicos.

– ¿Estará listo el Plan General esta legislatura para intentar atraer nuevas empresas?

– Para atraer nuevas empresas hay tres factores locales. Por un lado, una buena interlocución con empresas que quieran venir a invertir a Alcalá, que haya una comunicación rápida con Alcalá Desarrollo, que le muestre los terrenos y qué oferta podemos hacerle de suelo. Por otro lado, que haya una buena imagen de ciudad, por eso es bueno la proyección cultual de la ciudad para vivir y unir tu marca de tu empresa a una ciudad como Alcalá y, por último, una dinamización en el proceso de licencias y todas las necesidades que tengan las empresas para implantarse. También sería muy necesario y no lo vemos claro a día de hoy es un plan regional de inversiones y de apoyo a la industria en el Corredor. El Plan Activa parece que está paralizado, las inversiones prometidas no llegan e incluso se cuestiona su viabilidad por parte de Ciudadanos y el PP, que no le impulsa. Una política industrial requiere el compromiso del Gobierno regional y del Gobierno de España, por eso es importante pensar quién nos va a gobernar en otros estamentos.

– ¿Con el suelo que hay actualmente, está prevista la llegada de alguna empresa próximamente en la ciudad?

– Estamos trabajando en varias empresas que tienen interés en asentarse en Alcalá, pero es mejor ser prudente. Hay alguna realidad clara, como Lidl, que está haciendo una inversión importante en la ciudad, o Química Sintética, que con todos los parabienes medioambientales, antes quería irse y ahora quiere continuar en Alcalá.  El flujo de salida de empresa parece que se está deteniendo y que la llegada de empresa puede y debe ser una realidad.

alcalde

– ¿Qué balance hace hasta ahora de las celebraciones del Año Cervantes?

– Un balance positivo dentro de que al final no ha habido partidas presupuestarias de la Comunidad de Madrid ni del Gobierno de España. Sé que esto a veces duele a ciertos estamentos, pero es verdad, no hay ninguna partida de otras administraciones. Es cierto que se está colaborando en exposiciones y otros aspectos culturales, pero se ha echado en falta un sentido de Estado en estas celebraciones. Con presupuesto municipal y buena voluntad –no precisamente de Hacienda- se está trabajando, como con el Ministerio de Cultura o Exteriores, estamos celebrándolo con actividades como Clásicos o el Mercado Cervantino y otras nuevas, como la Fiesta de la Música, de la Danza o el Teatro, que siempre tienen a Cervantes presente y que permite a la ciudad buscar ese público objetivo de cinco millones que están a 40 minutos de Alcalá.

Año Cervantes: “Un balance positivo dentro de que al final no ha habido partidas presupuestarias de la Comunidad de Madrid ni del Gobierno de España”

– O sea que el objetivo turístico son esos cinco millones de madrileños.

– Y alargar la visita a la ciudad más horas, con más contenidos, con más espacios museísticos, como la recuperación del Palacio Arzobispal o el Museo Diocesano en las Bernardas, contenidos nuevos que hacen que se prolonguen las visitas. Por otra línea, hay que trabajar en las pernoctaciones. La cercanía con Barajas puede ser un buen aliciente para empezar una visita a España o para finalizarla.

– ¿Ya hay empresas interesadas en colaborar en el Año Cervantes?

– Desde febrero, que es cuando nos autorizan en Hacienda, estamos lanzando nuestro producto a empresas. No es lo mismo que lo haga un humilde ayuntamiento que haberse hecho de una manera centralizada por parte de la Comisión Nacional o del Gobierno de España. Hay una buena receptividad, pero los presupuestos están cerrados. Yo espero que al final haya donaciones y patrocinios. En cualquier caso, estas peticiones no caen en saco, porque es importante mantener contacto con grandes empresas de este país, para que vean que es una oportunidad y no un gasto para ellos vincular su nombre a Alcalá.

– ¿Las Fiestas de la Música, la Danza o el Teatro se van a repetir en los próximos años?

– El planteamiento cultural este año es el que ha sido radicalmente diferente y ahí se ve el cambio. El paradigma de cultura era traer a Ainhoa Arteta con un gasto de decenas de miles de euros, cuando con un gasto mucho menor puedes tener durante dos días a 80 grupos de la ciudad tocando por las calles, animando a los vecinos y atrayendo a personas de fuera y con la base de tu propia gente. A nuestro juicio es mucho más potente que una Noche en Blanco cada dos años o buscar fuera en otros formatos caros lo que puedes tener dentro de la ciudad. Eso, sin abandonar productos de calidad, como Clásicos, que se consolida cada año más u otras actuaciones como el Festival de Cine, que tienen que continuar.

A nuestro juicio la Fiesta de la Música es mucho más potente que una Noche en Blanco cada dos años o buscar fuera en otros formatos caros lo que puedes tener dentro de la ciudad

– ¿Se han pensado en hacer más peatonal la Plaza de Cervantes?

El día en que tengamos capacidad de invertir, no en 2016 y probablemente tampoco en 2017 hay que pensar arreglar algunos espacios del Centro para hacer más atractivo y haya un relato y un recorrido y pueda cómodamente circular desde la Plaza de Cervantes hasta la Plaza de la Victoria. Pero ahora no era la prioridad, como era rescatar la ciudad, reorganizar el Ayuntamiento, los barrios, la generación de empleo y después pensar más en otros proyectos de calado.

– ¿Dónde vamos a tirar la basura en 2018?

– En 2018 no tiene que haber vertederos, lo que tiene que haber son plantas de tratamiento de residuos. Esa es la gran diferencia. Antes del año 75, cada municipio buscaba una vaguada, se echaba la basura e incluso a veces la quemaban al aire libre. Desde entonces, hay vertederos controlados de residuos, como el Alcalá, donde vienen camiones, se vierte, se compacta y se tapa. Ahora estamos en el segundo cambio. Pasaremos a vertidos en naves cerradas, con atmósfera deprimida para que no salgan olores, donde ya un 40% o 50% se recicla para otros fines y donde el producto final puede ser un compost apto para la agricultura o un bioestabilizado que puede ir a vertedero o puede utilizarse en la restauración de canteras. Ese modelo cuesta tres o cuatro veces más que lo que venimos pagando porque un camión vuelca al aire libre. Y hay dos problemas de tensión: el primero el modelo de planta: si hacer una única planta o realizar varias, y la ubicación. Se dieron pasos en el pasado que han enquistado mucho todo. Nunca se hizo un verdadero estudio de dónde podía ir la planta y ha sido ahora en los últimos meses, cuando la Mancomunidad del Este encargó un informe a la Universidad de Alcalá, presentado hace unos días en el que sitúa en qué zonas no pueden ir y dónde sí. Salen cinco zonas. Si hubiéramos empezado así hace cinco años habríamos llegado a una solución satisfactoria ahora. El problema es que el vertedero de Alcalá se tiene que cerrar en 2018 y no da tiempo para maniobrar. Tiene que cuadrar todo.

– O sea que es Loeches o no será nada porque no hay tiempo.

– La última palabra de los ritmos, los recursos y los estudios para hacer esos impactos la tiene la Comunidad de Madrid. Al ritmo habitual no se llega si hay cambio de ubicación. Pero si nos piden a la Mancomunidad qué planta y dónde, lo tendremos solucionado en julio. Y a partir de ahí la Comunidad tiene que trabajar para que se realice.

Planta de tratamiento de basuras: “Al ritmo habitual no se llega si hay cambio de ubicación que no sea en Loeches”

 

– Otro de los proyectos que han tomado vuelo este año ha sido la llegada de la Academia del Atlético de Madrid a Espartales, ¿cuándo comenzarán las obras?

– Que el Atlético de Madrid, con sus siglas y su historia, venga a Alcalá de Henares es una buena noticia. Nosotros la apoyamos desde la oposición cuando lo fácil era decir que no. Ahora el actual equipo de Gobierno ve con buenos ojos su llegada. Ya es una cuestión técnica y de obra para que comience a construirse, pero es una realidad que en unos meses empezará y que en cuestión de poco más de un año puede estar finalizado.

La Academia del Atlético de Madrid: “Es una realidad que en unos meses empezará y que en cuestión de poco más de un año puede estar finalizado”

– Tras un año de Gobierno de coalición, ¿qué tal con Somos Alcalá?

– Es un buen acuerdo para la ciudad y es una buena relación. Cuando hay una base sólida para sobre la que trabajar y voluntad se pueden llegar a acuerdos. Es bueno para la ciudad y estamos contentos de cómo funcionamos. Bastaría ver las reuniones de coordinación cada semana para ver que los temas se tratan de manera transversal, no mirando quién lo defiende o con quién lo propone. Estoy convencido de que hay bastante más unión en el equipo de Gobierno que en el PP.

– ¿Se ha planteado alguna remodelación de Gobierno?

– No hay ninguna remodelación profunda que esté en el aire. Seguimos nuestra hoja de ruta, con algunos ajustes que se pueden hacer, pero en general funciona todo muy bien y sobre todo con una palabra: lealtad.

– Desde el PSOE, les falta tiempo para atender cuestiones más de partido. ¿No cree que Podemos se está haciendo con la calle y con los movimientos asociativos que antes dominaba el PSOE?

– No estamos en esa competición en Alcalá de ver quién se hace con quién. Estamos en arreglar los problemas de los vecinos, en traer inversiones para la ciudad y en exportar una imagen positiva de Alcalá en Madrid y en el resto de España. Creo que estamos en ello y no en ver quién convence a quién para dentro de tres años.

 Una buena gestión local va a marcar las elecciones locales y no los resultados de las generales. Y al revés, los errores y aciertos a nivel autonómico o nacional no van a perjudicar la gestión local

– ¿Qué resultado espera en Alcalá el 26-J?, ¿tendrán una lectura local de los resultados?

– El desarrollo de la política en los últimos años nos enseña que los ciudadanos cambian el voto entre partidos con más facilidad, cosa que hace cinco años no se producía. Ahora eligen a quién votan en cada ocasión en el ámbito en el que votan. Hay personas que han votado a tres partidos diferentes en los últimos cinco años y que en diferentes comicios votan a diferentes partidos. Comienza a haber una oportunidad importante para la diferenciación política. Una buena gestión local va a marcar las elecciones locales y no los resultados de las generales. Y al revés, los errores y aciertos a nivel autonómico o nacional no van a perjudicar la gestión local. Por ejemplo, en Soria o Vigo el PSOE gana con mayoría absoluta, resultados que no se repiten a nivel nacional.

– Decía que el equipo de Gobierno está más unido que el PP, ¿está unido el PSOE?, ¿habrá ruido interno si los resultados son malos en Alcalá?

– El proyecto local está funcionando, la gente del PSOE está contenta de que encabece un gobierno que está solucionando problemas a los vecinos. Y en otros ámbitos, después de cada elección se examina y si tiene una característica buena tiene el PSOE es que es capaz de renovarse sin traicionarse, romper y sin buscar nuevos aliados.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO