No apuntes a tus hijos a colegios públicos no bilingües / Por Betiana Baglietto
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

No apuntes a tus hijos a colegios públicos no bilingües / Por Betiana Baglietto

No apuntes a tus hijos a colegios públicos no bilingües / Por Betiana Baglietto

Por Betiana Baglietto (*)

Ese parece ser el mensaje de la Comunidad de Madrid, que discrimina a los alumnos de estos centros al llega a Secundaria.

Resulta que en la comunidad autónoma que más se enarbola la bandera de la libertad de elección de los centros educativos para nuestros hijos, los padres que escogimos la opción de colegios públicos no bilingües y apostamos por la enseñanza en lengua materna, cuando los niños llegan al instituto chocan de frente con la discriminación del sistema educativo.

¿Por qué? Porque los alumnos escolarizados en educación pública bilingüe tienen su centro adscripto a un instituto, que en la mayoría de los casos es el más cercano sus domicilios, en el que pueden continuar ese tipo de educación sin que su plaza peligre o dependa de la suerte de un sorteo. Pero los estudiantes que acaban la Primaria en colegios públicos no bilingües, no cuentan con ese beneficio y corren el riesgo de no entrar en el instituto que han escogido en primera opción (en general, también, el más cercano a su domicilio, en una etapa en la que empiezan a poder ir por sus propios medios).

La Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Alcalá de Henares se ha hecho eco de este problema en relación a lo que sucede a vecinos de La Garena o El Ensanche (63 alumnos han quedado en lista de espera entre el IES Antonio Machado, Pedro Gumiel y Gregorio Marañón), pero no es un conflicto exclusivo de los barrios más nuevos de la ciudad. Es algo que sufren también los chavales del CEIP Cardenal Cisneros, en el Casco Histórico, por segundo año consecutivo.

Después de haber hecho la enseñanza Infantil y Primaria en el colegio que está pegado al instituto y al que incluso le presta aulas, varias familias se ven fuera de sus clases, al menos hasta septiembre. Es posible, como ocurrió el año pasado, que se arregle con algún parche y los alumnos terminen entrando, pero eso no esconde la situación de desventaja de la que parten.

Entre el colegio y el instituto del Casco se da además la situación añadida de que, hasta hace dos cursos, el punto de libre disposición, el centro de Secundaria lo asignaba a los chicos y chicas que venían del colegio con el que comparten hasta el nombre. La mayoría de las familias que apuntaron a sus niños allí con 3 años, lo hicieron pensando en la continuidad que les daba a niños tan pequeños el poder cursar los primeros años de Secundaria en el mismo edificio de Primaria. Era una forma de asegurarse la plaza a futuro. Pero las autoridades educativas regionales dictaminaron que ese punto no era válido. Es decir, que las reglas de juego cambiaron en mitad de la partida, con todo el sentimiento de injusticia que implica para quienes se apuntaron pensando que las normas eran otras.

En fin, que la libertad de elección está muy bien, pero cuando es libertad de verdad y para todos.

(*) Betiana Baglietto es periodista

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO