La Cara B / Amos Obasohan, soul y versículos en un polígono
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

La Cara B / Amos Obasohan, soul y versículos en un polígono

La Cara B / Amos Obasohan, soul y versículos en un polígono

Pastor evangélico y maestro del soul, este nigeriano de 43 años recibe a sus fieles todos los domingos en su iglesia del polígono Jumapi. Si el concierto se alargó la noche anterior, “así es la vida”. Stevie Wonder, Alcalá, Bárcenas, España2000, los católicos, los protestantes, el amor y el odio. Amos no se esconde.

Por Emilio Sánchez / Reportaje fotográfico de Laura Martín

Amor. Cuatro letras que todos adoramos, pero no más que Amos Obasohan. Este nigeriano, afincado en Alcalá de Henares desde hace quince años, estaría en la ruina si pagase un céntimo cada vez que de sus labios se escapa un ‘love’. Regala a borbotones durante la misa del domingo en su iglesia del polígono Jumapi, en la calle Noruega, y también sobre cualquier escenario que se preste, ya sea como vocalista de la banda Soulift o en uno de tantos coros góspel de los que forma parte.

El pasado domingo, en el día de San Valentín, medio centenar de nigerianos acudieron a la homilía de Amos. Había más mujeres que hombres. Los niños correteaban detrás de las sillas y los bebés dormían en sus carritos. Ante ellas, vestidas con colores vivos, y ellos, sonrientes, proclama Amos, que agarra el micrófono con soltura, su ‘espada’ en los conciertos.

Habla del alma, de la política, de la música, del amor y de cualquier cosa que se precie, todo ello adornado con buen humor y aún mejor música. La misa, parecida a la que has visto una y mil veces en las películas, termina a ritmo de ‘Stand by me’. Amos ya cantaba los versos de B. E. King en 2001, cuando llegó a la cuna de Cervantes. Se dirigía a Holanda, pero se quedó a medio camino. Trabajó unos años como albañil, logró los papeles y, hoy, sonríe en la ribera del Henares.

-Algo que, sinceramente, no me esperaba, era que mencionaras a Bárcenas en plena misa…

-(Ríe) En la iglesia hablamos de todo. Es como una escuela. No hablamos solo de la Biblia, también de la economía, la política…

foto1

-Ya te había visto sobre un escenario, hoy dando la misa. ¿Dónde estás más a gusto?

-(Se lo piensa) En el escenario. Ahí puedo transmitir lo mismo para gente que no acude a la iglesia. Con la imagen que mucha gente tiene de la iglesia, no suele acudir, pero ya lo has visto, no parece un sitio religioso. Es un lugar en el que cantamos, lo pasamos bien; la gente alucina. “¿Esto es una iglesia o qué es lo que es?”, dicen muchos (ríe). Al final, en los dos sitios hago lo mismo: predicar sobre el amor.

-Predicar el amor… No hace falta mentar a la religión para eso.

Con amor. La mejor forma de predicar es con el ejemplo. Si no vivo lo que predico… Muchos hacen eso. Le dicen a su hijo que no fume mientras se terminan un cigarro. Por eso, lo mejor es amar y hacer canciones de amor.

-Los católicos de España están acostumbrados a acudir a misa a la plaza del pueblo. Nosotros, ahora, estamos en una nave de un polígono.

-Los españoles siempre han ido al centro de la ciudad, pero la gente se adapta rápido. Estamos aquí, entre otras cosas, porque hacemos mucho ruido. Los católicos son más tranquilos. Nuestras alabanzas son un no parar. También hay iglesias españolas en polígonos. Todos nos adaptamos a lo que queremos. Mira como la gente si va a las discotecas en los polígonos.

-¿De dónde vienen tus fieles?

-No solo de Alcalá. También de Móstoles, Madrid…

foto2

-¿Por qué? También habrá iglesias nigerianas en esas ciudades.

-Sí, pero mi forma de predicar es diferente (ríe). Hay gente que busca algo fresco.

-Tanto en el altar como en el escenario te he visto cantar una canción prodigiosa, ‘Stand by me’…

-Sí. La canción es original de la iglesia, pero B.E. King la cambió un poco. Es una canción impresionante.

-La relación entre el soul, el jazz y la iglesia, con el góspel de por medio, es innegable.

-La iglesia sabe que, cuando  los africanos llegaron a América, usaron la música para comunicar. Entre los esclavos, la música no solo alababa a Dios. Era algo clandestino. Usaban la palabra de la Biblia para criticar al amo. Nuestra vida está muy arraigada a la música. En África peleamos con canciones.

-Por cierto, tú estás casado. La gente de España no está acostumbrada a que sus curas tengan esposas…

-Sí, pero no siempre fue así para los católicos. Así se controlaba que los hijos de los clérigos no heredasen grandes propiedades, sino que siguieran en manos de la iglesia. Eso pasa en algunas iglesias de Nigeria o Estados Unidos y me parece muy mal. La intención, en origen, fue buena, pero no tener mujeres… El hombre es el hombre (ríe).

foto3

-En Alcalá hay un partido xenófobo que se llama España 2000, al que en las últimas elecciones votaron más de 5.000 personas. ¿Te entristece?

-Hay discriminación en todas partes, también entre los propios africanos. No me gusta. Ellos (España 2000) tienen que abrirse más. No es un problema de España2000, es un problema del ser humano, que en parte siempre es racista. Todos somos xenófobos ante lo que no entendemos. La ignorancia es lo que nos lleva a eso. Una persona que está cerrada tiene miedo. Me dan pena. Están sufriendo. Ellos creen que son fuertes, pero tienen miedo a lo que no conocen.

-Lo que solían hacer los europeos era acudir a África a evangelizar a los nativos. Tú lo has hecho al revés.

-(Ríe) Sí, es verdad. Esto pasa hoy en día. Muchos vienen de allí hasta acá para evangelizar. La vida es así. Cuando creces, tú acudes a ayudar a tu padre. La palabra de Dios trae luz. Los misioneros cambiaron cosas malas de mi país, como los rituales, y nos trajeron algo de desarrollo.

-Uno de los grandes problemas que ahora sufre tu país, Nigeria, es Boko Haram. Como se dice en España, ¿te duele Nigeria?

Es una situación dura. Es terrible. Es algo no solo religioso, también político. Tienen apoyo de gobiernos y de mercenarios. Existe desde hace años, pero ahora tienen pasta. Muchos de Boko Haram no creen en Alá, pero les pagan bien. Muchos son chicos sin trabajo. El Estado Islámico hace lo mismo.

-¿En cuántas bandas participas?

Soulift, Coro Góspel de Madrid, tengo un dúo, otro coro en Castilla la Mancha, Góspel Groove en Barcelona… Es que estoy liadísimo. Tengo muchas canciones que ensayar.

-¿Qué llevas en el mp3?

-Todo. Jazz, flamenco, rock, reggae, clásico, hip hop, bachata… Me invitan para muchos tipos de música. Escucho de todo.

foto4

-¿Qué le gustaría que cambiase en España?

-Los españoles apenas os valoráis a vosotros mismos. Es un país muy bendecido, con muchas cosas positivas, pero presumís muy poco. Mira la comida, en el extranjero se habla mucho de la comida francesa o italiana, pero la española es mucho mejor, y solo lo descubres cuando vienes aquí.

-¿Crees que recibimos bien a la gente de fuera?

-Creo que sí. Mejor que a vosotros mismos.

-La última pregunta: elige un artista

-Stevie Wonder. Es… Oh.

-Un grande.

-Él suena tan bien… Y Donny Hathaway. Son impresionantes. También está Sam Cooke y su ‘Blue moon’. También hay gente muy buena hoy día, como Rihanna o Beyoncé, grandes voces, pero por dinero han cambiado, con estos estilos electrónicos que no me gustan.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO