Convertidos en Juez por un día / Por Esther B. Soto
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

Convertidos en Juez por un día / Por Esther B. Soto

Convertidos en Juez por un día / Por Esther B. Soto

Esther B. Soto (*)

Tener la responsabilidad de declarar a una persona inocente o culpable de algo tan grave como es el asesinato de una hija. Ésa ha sido la responsabilidad que han tenido los miembros del jurado popular del llamado “Caso Asunta”.

Durante casi un mes, porque han sido cuatro semanas de juicio, han tenido que estar escuchando hechos muy desagradables, testimonios dolorosos e incluso escabrosos. Y luego con ese cóctel en la cabeza, encerrarse a pensar durante cuatro días sin tener contacto con el exterior, y justificar el por qué piensan que estos padres sí que fueron los autores de la muerte de su hija.

Ante todo esto me pregunto: ¿Se tiene en cuenta el daño psicológico que les pueda quedar a estas personas del jurado popular? ¿Por qué hay que someter a ciudadanos sin formación jurídica a estas situaciones de sufrimiento y presión?. No seré yo la que defienda a los jueces y fiscales de este país y su valía, porque cansada estoy de leer “sentencias de autor” con disparatadas decisiones, pero si están ahí, si se han formado para precisamente saber aplicar las leyes dejémosles esa responsabilidad. Nunca he entendido ni entenderé el objetivo de emplear estos jurados populares que vemos en películas americanas, y cuando se trata de casos tan mediáticos como el que nos ocupa, mucho menos. Al final dejando de lado si la sentencia ha sido justa o no, lo que sí que ha sido es un circo que poco o nada ha respetado los derechos de una niña de la que se ha sabido todo, absolutamente todo, pasando por alto que los menores también tienen derechos a la intimidad e imagen.

(*) Esther B. Soto es periodista de Onda Madrid

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO