Así no… parte I / Por Anabel Poveda
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

Así no… parte I / Por Anabel Poveda

Así no… parte I / Por Anabel Poveda

Lo de las redes sociales de ligoteo es un mundo para estudiarlo y Tinder es un universo independiente que da para mucho. Después de diez días leyendo perfiles como si no hubiera un mañana he decidido compartir con el género masculino mis impresiones, con el fin de darles un poco de feedback y ayudarlos a encontrar el camino del amor verdadero con unos sencillos consejos.

Tinder logo

Logotipo de la app Tinder

Voy a ejercer de celestina con el único fin de que los “Match” o flechazos de la aplicación se multipliquen por mil y la gente quede, se conozca, se tome cafés, cervezas, copas, se enamoren y demuestren que la fama de la aplicación es infundada, y es posible encontrar gente con la cabeza amueblada y psicológicamente equilibrada (Jaaaaaaaaaaaaaaaaaaa).

Allá vamos con los perfiles más comunes de la app:

¿Complejo de Jesús Calleja?
Hay un prototipo que llega a ser cansino en Tinder que yo denomino los Jesús Calleja o los Miguel de la Cuadra Salcedo. Son aquellos que en cinco fotos de perfil hacen que tu vida parezca mediocre, aburrida y sedentaria porque aprovechan para lucirse esquiando, escalando, buceando, haciendo surf, trekking, pilotando un helicóptero o a lomos de su corcel metálico. De primeras te pueden llamar la atención pero terminas pensando que si de todos esos deportes de riesgo no practicas ninguno, posiblemente no podrás compartir absolutamente nada con ellos. Además, te hacen plantearte qué has estado haciendo con tu vida que te ha cundido tan poco deportivamente hablando, y al final concluyes que con tanto hobbie no tendrán tiempo para “novias” y en la mayoría de los casos gana el nole, al sile.

Consejo: está bien que seáis deportistas, intrépidos y aventureros pero sin abusar… que lo poco gusta y lo mucho cansa.

jesuscalleja

Jesús Calleja. Foto: Facebook oficial de Jesús Calleja.

Los Rafa Mora
Cuánto daño ha hecho Mujeres, Hombres y Vicecersa, madrecita del verbo. Este perfil de musculados en exceso a golpe de pesa de 100 kilos, con mucha tinta, estilismos imposibles, botones de camisa reventona a punto de estallar y selfies con morritos, digo yo que tendrán su público pero a un alto porcentaje de féminas les dan mucha perecita. Está bien cuidarse, currarse el body y estar orgulloso de ello pero a mí personalmente me dan miedo. Primero por las hechuras de Conan y segundo porque te ves comiendo pollo hervido hasta en los restaurantes el resto de tu vida. Primero te sugerirán que desayunes avena, luego te prohibirán los hidratos y terminarán contando las calorías que ingieres y las que quemas, con el fin de convertirte en un ejemplo de fitgirl. Seguro que les encantan a sus homólogas femeninas pero, en general, son un nole.

rafamora

Rafa Mora. Foto: Twitter oficial de Rafa Mora

Papis coraje
Los tinderinos con cargas familiares también abundan a partir de ciertas edades. Es lógico que ante el aumento de separaciones y divorcios acudan a las redes para rehacer sus vidas, pero vamos a ver: lo de poner las fotos con los niños no es necesario, basta con advertirlo, y sobran los mensajes bordes del tipo: “Sí, tengo hijos pero tienen madre, así que ese rol no te pertenece y no tienes que preocuparte tú por ellos”. Hombreeeeeee por ‘dior’. Eso se da por hecho almas de cántaro, no creo que haga falta ser tan explícito porque resulta un poquito antipático el perfil. Si al hándicap de los críos le sumas el tono, tienes todas las papeletas para hacerte socio honorífico de la Cruz Roja.

Presidentes del club de ciencias
A los poco agraciados físicamente reconozco que lo tienen que tener difícil en Tinder porque prima la imagen y tienes que seducir a las féminas a golpe de foto. Os sugiero que seáis ingeniosos en el texto de presentación porque un par de frases ocurrentes y divertidas pueden convertir un no en un “le voy a dar la oportunidad”. Si no tenéis más de dos fotos ponibles no rellenéis con puestas de sol, frases profundas y dibujos animados porque realmente sólo hacen ruido. ¡Paciencia y suerte! Que como dice mi madre siempre hay un roto para un descosido.

Los Judas
Los hay más falsos que Judas, y si no que me lo digan a mí que con la candidez que me caracteriza me lo creo todo y no se me pasa por la cabeza que la gente pueda mentir y falsear los perfiles hasta límites insospechados. Como anécdota, después de varios días hablando con un tío que me parecía la mar de interesante y atractivo, se me ocurrió mandarle un pantallazo a una amiga buscando su aprobación y se carcajeó en mi cara diciéndome “Anita hija esa foto es de Jason Statham un actorazo que deberías haber identificado”. Se nota que no soy fan de las películas de acción porque me la coló sin piedad. Por favor, no mintáis, no falseéis las fotos, no os inventéis vidas y profesiones porque al final “to se sabe”.

Jason-Statham-2-1024x768

El actor Jason Statham

Y dicho esto, lo dejo aquí por hoy y le echo una pensada al resto de prototipos para una próxima entrega. ¡Ah! Y prometo investigar los grandes pecados femeninos a la hora de vendernos al mejor postor.

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO