Alcorlo, presidente de la II República / Por Emilio Sánchez
la Luna de Alcalá: 24 horas de información multimedia

Alcorlo, presidente de la II República / Por Emilio Sánchez

Alcorlo, presidente de la II República / Por Emilio Sánchez

Emilio Sánchez (*)

En la calle imagen, en el seno de una familia acomodada, nació en 1880 Manuel Alcorlo. Su padre, Esteban Alcorlo, fue uno de los regidores complutenses más aplaudidos del siglo XIX, según algunos historiadores. Tras licenciarse en Derecho, Alcorlo siguió vinculado a su ciudad natal a lo largo de los años, incluso indagó en el periodismo local a través de la revista ‘La avispa’.

Fuente del nombre: Chapa de la glorieta en la que sitúa su estatua, en Ronda Fiscal.

Fuente del nombre: Chapa de la glorieta en la que sitúa su estatua, en Ronda Fiscal.

En 1931, la victoria de los partidos que fruncían el ceño a Alfonso XIII en las elecciones municipales fue la chispa sobre los pastos de una monarquía adormecida. Con los primeros gateos del segundo intento republicano, Alcorlo fue ministro de Guerra, después primer ministro y durante la guerra presidente de la República, siempre como diputado del partido minoritario Acción Republicana, después Izquierda Republicana, un escaño desde el que agrupaba al resto de fuerzas progresistas. Alcorlo murió en el exilio galo, en Montauban, después de que las tropas de Franco derribaran el gobierno democrático liderado por el complutense.

Hay otras chapas aún más tóxicas para la ciudad, las de decenas de viviendas desarrolladas durante la época franquista en las que se mantienen el yugo y las flechas falangistas. Que mejor momento que el cuarenta aniversario de la muerte del dictador para eliminar estos símbolos totalitarios de la ciudad de Alcorlo. Por cierto, algo puede decir al respecto Somos Alcalá, responsable de la concejalía de Vivienda

Hay otras chapas aún más tóxicas para la ciudad, las de decenas de viviendas desarrolladas durante la época franquista en las que se mantienen el yugo y las flechas falangistas. Que mejor momento que el cuarenta aniversario de la muerte del dictador para eliminar estos símbolos totalitarios de la ciudad de Alcorlo. Por cierto, algo puede decir al respecto Somos Alcalá, responsable de la concejalía de Vivienda.

En la ciudad que le vio nacer, la parsimonia ante la evaporación de su figura es un insulto a nosotros mismos. Apenas presumimos de él e incluso muchos vecinos desconocen su vinculación con la ciudad. La memoria de Alcorlo, una de las personalidades políticas e intelectuales más importantes del siglo XX, late con la ayuda de unas pocas organizaciones de la ciudad, ante la mirada indiferente de sucesivos gobiernos.

PSOE e Izquierda Unida prometieron en sus programas electorales que corregirían esta injusticia histórica con el alcalaíno más ilustre tras Cervantes. De momento, han dejado pasar la cifra redonda del 75 aniversario de su muerte. En el aire se escucha que la posibilidad de abrir un museo en su casa natal es harto complicada, ante la propiedad y las trabas burocráticas. Pese a ello, conseguir que Alcorlo ocupe el lugar que merece en el ideario complutense, sean cuales sean las ideologías munícipes, es una necesidad imperiosa.

(*) Emilio Sánchez es periodista de la Cadena Ser

Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna noticia:


LO MÁS VISTO